Lucía María Montilla González in Profesores y educadores, Madrid, Educadores sociales Voluntaria eventual • GREFA Jan 25, 2017 · 2 min read · 1.2K

No nos hace falta


En el año 2011, tras diplomarme como educadora social, comencé mi andadura en búsqueda de un trabajo dedicado a ello.
Durante la carrera había descubierto la gran aplicación que tenía la educación social en todos los ámbitos y lo importante y necesaria que era su existencia en ellos.
No nos hace falta

                                                                                      Graduada ¿y ahora qué?



Para quienes esta profesión les suene aún un poco desconocida, les dejo un extracto de la amplia definición que hace la Asociación Estatal de Educación Social: 

"Concebimos la educación social como una prestación educativa, al servicio del cumplimiento de los valores fundamentales de un Estado de Derecho: igualdad de todos los ciudadanos, máximas cuotas de justicia social y el pleno desarrollo de la convivencia democrática."


Así pues, en primer lugar, me dirigí a varios centros educativos donde, según había estudiado y experimentado durante mis prácticas, la educación social contaba con el apoyo de algunos de ellos, trabajando en conjunto con el servicio de orientación, AMPAS, jefatura de estudios, etc. Sin embargo, en los siete centros a los que acudí me respondían lo mismo:

- ¿Educadora social?, ¿eso qué es?.
- Aquí ya tenemos una trabajadora social.
- Ah sí, educación social, pero eso es para contextos desfavorecidos y con problemas, ¿no?, nuestro centro va bien, no nos hace falta educador social.

Es decir, nuestra labor en los centros educativos, aparte de ser generalmente desconocida, se confunde con la labor de un trabajador/a social o psicólogo/a por un lado y por otro, se atribuye a una necesidad que sólo los contextos desfavorecidos tienen que cubrir.
Me explico, con la de casos de acoso escolar que se producen a diario (los que salen en las noticias y los que no), la de jóvenes con problemas de autoestima, sin apoyo familiar y/o sobreexpuestos a tanta información sin disponer de las herramientas necesarias para discernir con su propio criterio entre lo positivo o negativo de un acto (entre otros muchos asuntos propios de nuestro campo de trabajo), no considero que estos casos se den solo en centros educativos situados en 'entornos desfavorables'. Se trata de situaciones más comunes de lo que se piensa, que se producen en todas partes y a las que, por tanto, es necesario atender.
La educación social no es algo a lo que acudir solo cuando la situación se ha descontrolado, sino que acompaña y complementa al proceso educativo pleno de la persona para, precisamente, prevenir que exista una situación descontrolada.
Por tanto, en los centros educativos sí hace falta ¡y mucha!.

En segundo lugar, me dirigí a asociaciones y ONGs donde nuestra labor es más conocida y esperaba encontrar mi huequito laboral, no obstante, las respuestas fueron:

- Tenemos trabajadores sociales y psicólogos, no nos hace falta educador.
- Nos interesa tu labor y te podemos ayudar a coger experiencia en nuestro centro, pero no podemos permitirnos crear un puesto de trabajo, ¿no te gustaría unirte a nuestro equipo de voluntarios?.

A ver, el voluntariado está muy bien, ganas todo tipo de experiencias, aprendes, ayudas y eso siempre enriquece, pero teniendo en cuenta que durante la carrera ya has hecho voluntariado cogiendo experiencia en más de un centro distinto, con labores distintas y usuarios en situaciones distintas durante tu prácticum (en esa etapa, por ejemplo, yo he colaborado en centros penitenciarios, residencias de mayores, centros de ocio alternativo para jóvenes, institutos, museos, centros para personas sin hogar, ayuntamientos...), lo que necesitas ahora que ya eres oficialmente diplomada (graduada, licenciada) es que se te pague por tu trabajo.
Es decir, estoy completamente a favor del voluntariado, pues viene genial mientras estudias o cuando ya tienes un trabajo y éste te deja tiempo para colaborar altruistamente en otra labor, pero no como vía de consecución de que personas oficialmente cualificadas para esa labor y sin ningún ingreso aparte, la realicen gratis. Porque de algo tendremos que vivir...

Entiendo que la situación de muchas asociaciones es límite y que no reciben las suficientes ayudas para permitirse la incorporación debidamente reglada de personal, por ello no las culpo, pero esto no debería ser así.

Por último, probé suerte en un centro penitenciario de reinserción y dos centros de menores y resulta que allí tampoco les hacía falta mi labor, puesto que los funcionarios con más antigüedad y/o monitores solían ocupar esos puestos mediante un cursillo.

En conclusión, la educación social no hace falta. Sin embargo sigo presenciando día tras día en situaciones cotidianas en la calle, en internet, en la televisión, en amigos, familiares, desconocidos, etc. que ojalá no lo hiciese, pero que hace muchísima falta y ya me he cansado de analizarlo todo interiormente y guardarlo para mí, por ello, a partir de ahora de eso es de lo que hablaré aquí y lo compartiré con vosotros/as.


¡Gracias por quedaros hasta el final !
Y escribidme siempre que queráis, me encantaría saber vuestra opinión sobre los temas que se traten.
¡Un abrazo!


#11 Muchísimas gracias!!

0

#9 Claro Elisa! Encantada de saber de esos buscadores, muchas gracias!!

+1 +1
Elisa Herrera Juan Jan 28, 2017 · #9

#8 Hola Lucia! estoy de acuerdo con lo que has expresado. Si necesitas que te pase buscadores de empleo donde salen dichas ofertas que te comento, no dudes en decírmelo! Un saludo

+1 +1

#7 Me alegro por tu excelente! Es cierto que estamos sobrecargados de formación y no tenemos nada de experiencia retribuída, porque experiencia sí que tenemos como bien dices de las prácticas de nuestra carrera, que no son pocas y las cuales también pienso que deberían ser remuneradas o al menos contar como experiencia laboral, si no, ¿para qué las realizamos si no es para mostrar que sabemos llevar a la práctica aquello para lo que hemos estudiado?. Y sobre el voluntariado yo no me posiciono en contra porque sé que hay asociaciones que lo necesitan y no importa siempre y cuando tengas una estabilidad económica por otro lado, es decir, a mí no me importaría ser voluntaria en algún lugar si tengo tiempo libre y tuviese mi sustento asegurado por otro lado. Pero sí coincido contigo en que el voluntariado no debe sustituir nunca al profesional que deba estar contratado en cada área. Han de existir ambos. Cataluña parece ser la tierra prometida de los educadores sociales, aunque lo sé de oídas, no sé si será así. Soy de Málaga y allí no he encontrado opciones, ahora estoy buscando por Madrid y tampoco parece que haya mucho en relación con la educación social pero sí que salen cositas de educador en comedores, transporte escolar, etc que también me resulta interesante :) Dondequiera que vayas que haya suerte!! Gracias por tus comentarios! Saludos!

0
Elisa Herrera Juan Jan 25, 2017 · #7

#5 La verdad que en el centro de prácticas donde estuve me pusieron un excelente y querían contratarme, pero solo hay 9 plazas y en estos momentos están cubiertas. A la espera estoy si hay alguna baja. Mientras tanto, como te comentado, y mientras busco trabajo, voy formándome. En estos momentos estoy haciendo un curso por la Uned de resolución de conflictos y no descarto hacer 2 más de Mediación. Además estoy a la espera de realizar las prácticas del Monitor de Tiempo libre en una Granja Escuela y en breves voy a realizar el de Educador de Comedor. Así que la palabra "desistir" no es la mía ;O) En nuestra carrera, no hay que dejar de formarse sino estás acabado. Lo malo que te piden experiencia, pero...que experiencia tenemos los recién titulados? y si encima no cuentan la experiencia de las prácticas..Porque yo sí estoy en contra del voluntariado, tal y como habías comentado. Adquieres mucho bagaje, pero si en vez de tener voluntarios tuvieran profesionales haciendo la función que toca...posiblemente muchos no estaríamos en el paro. Por si algo te sirve, en Cataluña hay ofertas de trabajo de lo nuestro diariamente!! No se como está la cosa por tu zona, pero en Valencia...no muy bien. Yo no descarto irme para allá. Un saludo!

+1 +1

#3 Muchas gracias por tu comentario Mariela, así es, existe un problema base que es la carencia de la figura del educador social en los currículos profesionales específicos de cada institución. Ya que el problema es ese, que lo mismo que un policía no podría realizar de manera eficiente el trabajo de un bombero (aunque esté en buenas condiciones físicas), un trabajador social o un psicólogo tampoco puede aportar lo que un educador social, hacen una muy buena labor y necesaria también, pero no es la misma, cada uno tiene su especialidad. Me consta que, afortunadamente, ya se están creando colegios de educadores sociales en casi todas las provincias, que están movilizándose para la consecución de esto.

0

#2 Muchas gracias Elisa, pese a que me entristece que te sientas identificada con esta situación, me alegra saber que no te rindes y luchas por encontrar hueco en esta preciosa labor, ánimo con ello! La situación laboral de la educación social no ha sido buena nunca (al menos en nuestro país), tengo conocidos que estudiaron esta carrera cuando era nueva y ni en su promoción hubo salida, sólo que se pensó que era debido a la novedad y al desconocimiento y aún a día de hoy parece estar igual. En el tema de las oposiciones también te doy toda la razón, no contamos con esa oportunidad, aunque tras mi promoción en el 2011 los estudiantes de Grado sí contaban con ella si completaban sus grado con un máster en pedagogía/psicopedagogía/criminología. Pero yo que fui de los últimos con diplomatura ni eso, pero aquí estamos! Te animo a que no te rindas, todo el aprendizaje que puedas obtener viene genial y seguro que con esa formación encuentras algún trabajo relacionado con tus intereses. Igual es buena idea volver al centro de menores en el que comentas que has estado de prácticas cuando te especialices en los cursos de mediación, serías una buena opción. No desistas!

0