Black friday, o cómo "hacer el agosto en noviembre".

¡Cómo nos gusta importar ideas de USA!

Y ponerlas al uso por estas latitudes.

Esto de trasplantar costumbres comerciales se nos da muy bien. Sobre todo, si vienen del otro lado del Atlántico. Más aún si aportan negocio. Acabamos de superar el “Jalogüín” (en americano Halloween) y ya nos hemos metido de lleno en el “Black Friday”.

En realidad, “Black Friday”, “Black Saturday” y “Black Sunday”, que hay que aprovechar el tirón… De ahí a un “Black toda la semana” -en inglés “black week”- solo hay un paso. Porque no se nos ha ocurrido, de momento. Pero hasta podríamos pensar en un “black year”, ya puestos…Yeahhhh…

No sé a qué obedece lo del adjetivo “black”, que es un color más bien luctuoso y rememora la historia de un maldito y caótico viernes acaecido años ha en la bolsa estadounidense. En este caso, y según todos los indicios, las sonrisas por los resultados de las ventas no van a ser nunca “black”, sino technicolor. O, por lo menos, de color de rosa. En americano “pink”. Ya que los beneficios con tanta idea importada se esperan que crezcan a marchas y ventas forzadas.

Ganancias en ascenso con sueldos por los suelos; en caída libre. ¿Cómo se come esto? How do you eat this? Me temo que, más pronto que tarde, a más de una economía poco reflexionada, la alegría consumista se le traducirá en batacazo. Pero, ya somos mayorcitos…¡Caramba! (en americano, Gee!)

Hasta una marca que dice no ser tonta, se ha permitido el lujo de comprar el espacio de 8 páginas seguidas de publicidad en una publicación diaria llamada “El periódico”. Todo un acontecimiento para los tiempos que corren. Ni los más viejos del lugar recuerdan una inversión de tal magnitud desde hace muchos años. Objetivo una vez más: “hacer el agosto” vendiendo a gusto.

La idea del black friday, saturday, sunday y todo lo que le siga hasta agotar existencias ha corrido como la pólvora. Tanto que hasta el titular en España de la marca "BLACK FRIDAY" se ha opuesto con todas sus fuerzas para impedir el uso de la citada denominación -siempre que no sea pagando- este viernes 25 de noviembre, invocando su derecho registral sobre el citado término. Que también los hay listillos que quieren hacer negocio registrando lo irregistrable.

Como bien dice la autora de NO LOGO y otras obras, Naomí Klein: nace, consume y muere.Todo lo demás es pura, lisa y llanamente accesorio.

-----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

http://www.elespanol.com/videojuegos/20161125/173483148_0.html

http://www.elespanol.com/estilo/decoracion/20161118/171732949_0.html

http://www.eleconomista.es/indicadores-espana/noticias/7968640/11/16/Cuanto-crecieron-realmente-los-salarios-Los-sectores-en-los-que-mas-han-subido.html

http://www.expansion.com/economia-digital/protagonistas/2016/11/26/58383be422601df55a8b4584.html

-----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Black friday, o cómo "hacer el agosto en noviembre".



#1 Ha sido un placer.

Un cordial saludo.

+1 +1
Victor Chertkov 27/11/2016 · #1

@Luis Alberto Bandeira Machuca muy pero que muy acertado post! Me has quitado alguna que otra palabra de la boca :) pero también me has facilitado el trabajo.

Como vendedor de servicios (clases particulares de yoga, yogaterapia y coaching) no hago descuentos. No es más que una decisión personal: mis conocimientos y habilidades no pierden el valor, al revés, con el tiempo su valor crece (porque mejoro yo y mejora mi comprensión de lo que doy).

Pero sí es llamativa la tendencia de importar cosas, no las mejores por cierto, del mundo anglosajón.

Recuerdo perfectamente que en los años 90 la gente en España vivía feliz, ajena a la locura transitoria de Jalogüin, como tu lo dices :))). Ahora se ha tornado "normal" en todas partes.

Lo del "black no sé qué" también es sorprendente porque es absurdo: como el latín nos indica, es aquello que no coincide con lo que suena.

El teatro de lo absurdo, nuestro mundo de hoy en día

Gracias por tu post!

0