Luis Alberto Bandeira Machuca en Moda y belleza, Moda, Hostelería y Turismo Creativo Hace 7 d · 1 min de lectura · 3,0K

Bolsos falsos, macroestafas al microscopio.

Nada de observar con lupa.

A partir de ahora con muchos más aumentos. El nuevo método es más exacto. Y fiable. Casi infalible. La aplicación que lo ha hecho posible se llama ENTRUPY y ha sido diseñada por un equipo de investigadores de EE.UU, basándose en algoritmos de aprendizaje automático (“machine lerning”).

La firma que la ofrece comercializa un microscopio que se conecta a cualquier dispositivo móvil o tarjeta y analiza el modelo en cuestión de segundos con una precisión milimétrica; casi infalible. Su porcentaje de acierto es del 96’4%. Aunque ya está afinando para que sea superior.

De momento es solo para bolsos de marcas de prestigio. No están todas. Pero han empezado por CHANEL, GUCCI, PRADA y LOUIS VUITTON. Los de HERMÉS y otras firmas aún tendrán que esperar. Solo un poco más. Y, en breve, a los bolsos les seguirán muchos otros complementos y prendas.

En una primera ronda de financiación la firma ya ha conseguido 2’5 millones de $, lo que le permitirá ir incorporando el número de marcas a evaluar.

El invento, que acaba de nacer, está teniendo un gran éxito entre las tiendas de lujo norteamericanas. Unas no deben confiar ya ni en sus propios proveedores. Que aquí (o allí, ¿qué más da?) “hasta el más tonto hace relojes”. O, para ser más exactos, falsifica bolsos. Saben que si una marca se muestra inalcanzable para una gran parte de la población se convierte, automáticamente, en pasto de los falsificadores.

El sistema funciona de la siguiente manera:

- 100 $ al mes da derecho a 5 verificaciones: 25 $ por comprobación.

- 400 $ al mes, 30 verificaciones: 13’33 $ por comprobación.

- 1.000 $ al mes, 100 verificaciones: 10 $ por comprobación.

Como siempre, cuantas más valoraciones, menor coste por certificación.

Entre el 8 y el 15% de los artículos de lujo está en riesgo de ser copiado. Las falsificaciones representan ya el 2’8% del comercio mundial. Expresado en números, unos 385.000 millones de €. Las pérdidas en el conjunto del sector ascienden a 50.000 millones cada año. Hay que ponerle freno. Abriendo bien los ojos para que no acaben por cerrar los negocios. Este es un lujo que el mundo del ídem no se puede permitir.

Para evitar macroestafas, ¡bienvenidos sean, pues, los microscopios.

--------------------------------------------------------