Luis Alberto Bandeira Machuca en Marketing y Producto, Profesores y educadores, Moda y belleza Director creativo • NTG 9/2/2018 · 4 min de lectura · +300

Campañas que empañan...

Por mucho que se empeñen…

Y lo peor de todo es que son ideas que no vencen, ni convencen. El acosador, el maltratador no dejará de serlo porque se lo pida un anuncio.

El 25 de noviembre es el Día Internacional contra la Violencia de Género. Lo políticamente correcto es desarrollar campañas de concienciación.

Desde hace algunos años esto del “Día Internacional de…” está muy de moda. De seguir así, en el calendario pronto faltarán días y sobrarán motivos. Pero de esta manera -todo hay que decirlo- se lavan hipócritamente las conciencias oficiales de los gobernantes y las ansias de justicia de los gobernados.

Y, dicho sea de paso, así alguna que otra agencia de publicidad y/o comunicación bien relacionada con los estamentos del poder se presenta a un mal llamado “concurso público de ideas” convocado por la Administración y gana un dinero. Que “la cosa está muy dura”. Como se suele decir, “el que tiene padrino, se bautiza”. Usted ya me entiende…

El mensaje de la Comunidad de Madrid con motivo del 25 de noviembre contra la violencia de género fue un trabajo conjunto entre la DIRECCIÓN GENERAL DE IGUALDAD Y DE MEDIOS (?) y una agencia de publicidad. No sé lo que es la primera. Sé exactamente cómo trabaja la segunda.

“Tía buena, maciza: dime cómo te llamas para pedirte a los reyes”. La frase aparece tachada y, curiosamente, se transforma en “Día de reyes”. Según los creativos, el texto se basa en los “micromachismos”. Ya se sabe: hay que inventarse nuevos términos y conceptos para todo. También es, si se quiere, otra moda. Una más de muchas…

28.000 pegatinas, 230 ubicaciones con el lema “vamos provocando”, 2.000 chapas, 3.000 pulseras con el mensaje Madrid necesita feminismo”. Y en el Ayuntamiento de la capital una macrovalla cuyo lema era “Madrid contra la violencia machista”.

En Zamora para concienciar sobre el mismo tema la comunicación tiró de chiste. El eslogan: “la violencia contra las mujeres no es un chiste. No seamos cómplices.” Más de uno se pregunta si es un tratamiento adecuado para un problema social de tal envergadura. La agencia TOUCHÉ, que creó la campaña, evidentemente, piensa que sí. Otros disienten; opinan que no. Libertad de opinión, donde la haya…

La JUNTA DE ANDALUCÍA no iba a ser menos y se apunta al carro de la reivindicación. Su lema “no seas animal”. Su comunica