Luis Alberto Bandeira Machuca in Marketing y Producto, Profesores y educadores, Hostelería y Turismo Director creativo • NTG May 22, 2019 · 1 min read · 2.4K

Carro de la compra FORD.

Tiene ruedas, como un coche.

Si no contamos la de repuesto. Eso sí, son más pequeñas. Y no es esa la única coincidencia con los vehículos de la firma que se desplazan por calles y carreteras. Incorpora los últimos avances aplicados a sus nuevos modelos. Por ejemplo, el asistente precolisión.

FORD se adelanta así a las posibles consecuencias que la gran densidad de tráfico de una compra en hora punta supone para la seguridad de los consumidores y usuarios de este tipo de establecimientos.

Es todo un prodigio que va hacer más segura la conducción por los pasillos de súpers e hipermercados. De todos son conocidos los peligros de una colisión producida por el hecho de superar los límites de velocidad en el interior del local.

No se sabe si la marca tiene estadísticas de accidentalidad en tales superficies. Y, mucho menos, sobre la peligrosidad de una conducción irresponsable en caso de colisiones frontales. Por si acaso, este carro lleva incorporados los sistemas de previsión que permiten detectar otros vehículos, peatones y ciclistas.

El nuevo modelo, que está en fase de prototipo y todavía no tiene nombre, equipa una cámara y un radar. Gracias a ellos, el freno se activa de forma automática si el conductor no responde a los avisos emitidos para evitar un posible choque o atropello.

El carro de la compra escanea la zona frontal en busca de personas y objetos. El freno -no se especifica si con sistema ABS- reacciona en caso de peligro inminente. Ignoro si, entre tanta tecnología, incorpora luces indicadoras y pitido intermitente cuando se desplace marcha atrás. Sería conveniente. Ya puestos…

La idea está bien. Así se aleja aún más la posibilidad de accidente. Y también, la tentación por parte de alguna compañía de seguros de presionar a la Administración a fin de que establezca el permiso de circulación para estos vehículos tan peligrosos.

Y, por proponer para su conducción dentro del supermercado, ¿por qué no un seguro obligatorio de accidentes y un carné por puntos? Más que nada, por si acaso, para todos aquellos clientes que se desplazan raudos y veloces en su particular rally contra reloj para aprovisionarse.

Y es que algunos de los que hacen compras conducen como locos.

-----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

https://www.elmundo.es/motor/2019/04/24/5cc04b2dfc6c8379598b45b4.html

-----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Carro de la compra FORD.


Ignacio Orna (Nacho) May 22, 2019 · #1

"Dale más velocidad, en menos de tres horas podemos llegar. Sólo yo tengo el poder, el volante en mis manos, yo controlaré. No me digas qué tengo que hacer. Iremos a doscientos y si no bájate.Fue en el tramo más difícil, el que tanto controlaba, se estrelló y logró. Conseguir que todo aquello que iba ser alegre sólo fuera triste. Sólo tú lo conseguiste, joder mis vacaciones con tu plan más gris. Ahora vas a ser lo más, podrás contar a todos la piña que nos diste". ECDL

0