Luis Alberto Bandeira Machuca en Marketing y Producto, Moda y belleza, Hostelería y Turismo Director creativo • NTG 9/3/2018 · 1 min de lectura · 3,5K

Difuntos por las nubes.

Despedida multicolor y por todo lo alto...

Siguiendo el viejo lema de “polvo eres y en polvo te convertirás, la empresa valenciana EUROPLÁ ofrece un nuevo producto. Consiste en un pequeño e íntimo castillos de fuegos artificiales con las cenizas de un allegado. El polvo de la nitrocelulosa junto al polvo de los restos óseos en un espectáculo digno de las celebraciones más festivas.

Así, al mismo tiempo que explotan los cohetes, la firma explota una nueva línea de negocio que empieza a producir vistosos beneficios. Consiste en dar luz, ruido y color al último y definitivo adiós. De la misma manera que lo hace, por ejemplo, una mascletá.

El familiar que “ya nos ha abandonado” no va a sufrir lo más mínimo. No se va a quemar. Ya ha sido quemado anteriormente. En todo caso, será requemado. Él (o ella, que tarda algo más en morirse pero también “lo consigue”) no va a sufrir. Y los que se quedan van a divertirse con un evento decidido con anterioridad por la persona interesada en vida para el momento después de pasar a mejor ídem.

Algunos de los que prefieren acabar así deben estar totalmente de acuerdo con lo que se puede leer en una lápida del cementerio de Málaga: “como te ves me vi, como me ves te verás, diviértete lo que puedas, que aquí vendrás a parar…” Ya que no pueden vivir un momento tan especial, por lo menos que lo hagan sus familiares y amigos más próximos…

La única condición para poder disfrutar de tal magia es que el finado (o finada) haya dejado por escrito en testamento su voluntad de saltar por los aires convirtiendo su salida del mundo de los vivos en algo lúdico y festivo. Todo dispuesto gracias a un prodigio pirotécnico en el que hasta se pueden escoger los colores preferidos para iluminar el cielo nocturno.

EUROPLÁ realiza entre 10 y 15 disparos anuales de estas características. José Gallart, director general de la empresa, afirma que este tipo de show-despedida lo suelen solicitar personas asociadas al mundo de las fallas o apasionadas por los fuegos artificiales.

Difuntos por las nubes.., sí. ¿Y el precio por subirlos hasta allí? Ese no es tan alto. "Tiene los pies en el suelo". Oscila entre los 300 y 500 €, dependiendo del número de carcasas, calibres y efectos. A este presupuesto habrá que añadir dietas y desplazamientos. En todo caso, es poco dinero en comparación con el coste normal de un sepelio estándar.

Las cenizas a las que queda reducido un cuerpo humano permiten montar de 3 a 5 palmeras de color. No van mucho más allá. La única condición es que el evento se lleve a cabo alejado del centro urbano o de lugares frecuentados. Está prohibido, por ejemplo, realizarlo desde la azotea de casa. No se podrá presenciar en zapatillas, lo cual no deja de ser un detalle en memoria del difunto.

Normalmente las familias que deciden contratar este servicio suelen repartirse las cenizas. Conservan una mitad dedicando la otra al espectáculo propio para la ocasión.

Por aquello de la altura que alcanzan los fuegos artificiales, alguien pensará que esta es una forma de estar más cerca de Dios.

Amén de decir adiós.

---------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

http://www.lavanguardia.com/local/valencia/20180306/441290292155/pirotecnia-europla-mascleta-fuegos-artificiales-cenizas-difunto-fallas.html

--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Difuntos por las nubes.


Ignacio Orna (Nacho) 9/3/2018 · #1

"País...." (Forges)

0