Luis Alberto Bandeira Machuca en Marketing y Producto, Moda y belleza, Hostelería y Turismo Director creativo • NTG 11/2/2018 · 2 min de lectura · 5,4K

Están grillados...

Es lo que decían deGabriel Vicedo y Alberto Mas.

O, por lo menos, en un principio daban esa impresión.

Desde luego comercializar delicatessens a base de harina de grillo no se le ocurre a cualquiera. Hay que estar algo “tocado de la chaveta”. El gran descubrimiento alimenticio de estos dos jóvenes alicantinos de 23 y 26 años son barritas energéticas, galletas y bizcochos de chocolate cuyo componente principal es un grillo hecho polvo.

Sí, sí…Ese insecto ortóptero de color más bien negro que en las cálidas noches de verano nos recuerda su existencia haciendo un “gri, gri” característico. Y no es que cante. El ruido lo producen sus alas para atraer a la hembra. En esa pareja es el macho el que lleva la “voz cantante”.

Su marca se llama INSECTIF. Suena un mucho a insecticida y un nada a comida. Pero, una vez masticado el invento, sabe que alimenta una barbaridad.

Cualquiera pensaría que se trata de un chiste pero así, casi de broma, nació la empresa. Cuando explicaron su idea fueron muchos los que se rieron. Luego callaron. Ahora los que ríen (y sonríen) son Gabriel y Alberto. Y ya se sabe: el que ríe último, ríe mejor.

Está claro que al personal todavía no le hace mucha gracia eso de ponerse las botas a base de grillos, gusanos, chapulines y demás bichos que, en principio, nos pueden parecer de lo más repugnantes. Pero la entomofagia, comer insectos, no es ninguna novedad ya que según la FAO Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura) en el mundo hay 2.000 millones de personas que la practican de forma habitual.

Nuestros dos grillados (Alberto, concretamente es nutricionista) se informaron a fondo de las propiedades de la harina de grillo y valoraron el éxito que algunas marcas como CRUNCHY CRITTERS están teniendo en el Reino Unido