Luis Alberto Bandeira Machuca en Marketing y Producto, Profesores y educadores, Moda y belleza Director creativo • NTG 5/3/2018 · 2 min de lectura · 3,0K

¿Garantía de marca o marca de garantía?

Porque no es lo mismo.

Hace años, bastantes años, adquirir un electrodoméstico significaba tranquilidad y confianza para un largo tiempo. A veces hasta el aburrimiento. La marca se cuidaba muy mucho de no fallarle al consumidor. La mejor garantía era el funcionamiento ininterrumpido del aparato en cuestión.

Hoy la ley obliga a las firmas a hacerse responsables por el tiempo mínimo de 2 años. Hasta se puede extender la garantía pagando un poco más. La confianza no la inspira la marca. La obliga la ley.

Aún así lo más probable es que el aparato empiece a fallar, en el mejor de los casos (si no antes), a partir de los 4 años. En un elevado porcentaje de veces es lo que sucede. Lo dice la OCU (Organización de Consumidores y Usuarios). Lo vivimos en nuestras propias carnes todos los que somos consumidores. O sea, todos.

Y si se trata de un móvil, ya ni hablamos. La propia investigación al servicio de la obsolescencia programada y no del consumidor, lo convierte en desperdicio mucho antes. Porque, según las firmas, no innovar significa perder el tren de la competitividad. Y, dicho sea de paso, también el del negocio.

El IPHONE X y el NOTE 8 de SAMSUNG acaban de hacer su aparición en el mercado. Son de lo más. Y cuestan más de 1.000 €. Pero en la próxima primavera, a la vuelta de la esquina, ya estarán anticuados. Será necesario renovarlos, al dictado de una inexorable sociedad del consumo que se encarga de dejarnos en evidencia si no estamos a la última.

Y, sin embargo, teóricamente hoy contamos con muchos más organismos y certificaciones que hace años. AENOR (Asociación Española de Normalización y Certificación), IRANOR (Instituto de Racionalización y Normalización) y otros OR.., que, en honor a la verdad, no ayudan mucho. Porque sirven para certificar que certificar no sirve para nada.

Son marcas de garantía y no la garantía de la marca. Ni siquiera para reparar los electrodomésticos. Resulta proporcionalmente más caro que comprar uno nuevo.

Sydney y Rachel Saunders tienen 86 y 81 años respectivamente. Y no se han convertido en noticia por llevar toda una vida juntos. Que también lo es. Mucho más humana y nada tecnológica, por cierto. Ni por su estado de salud. Se han hecho famosos tras haberse puesto en contacto con un periódico local solicitando que les asistan en su plan de renovar los electrodomésticos.

Quieren deshacerse de los que llevan usando a diario desde hace más de 50 años. Aunque funcionen. Piensan que pueden ser de utilidad para otros. Ellos no pueden llevárselos porque se mudan de apartamento a uno que ya está equipado con “electrodomésticos jóvenes” que -seguro- no llegarán a viejos.

Pero a los suyos, a los que le han acompañado toda una vida, les profesan gratitud y les tienen cariño.“Sería una pena tirarlos”. Aunque solo sea por una mera cuestión de homenaje a la compañía que los fabricó. Y a la que ellos han sobrevivido.

La secadora, por ejemplo, continúa funcionando después de 55 años. La plancha, que fue un regalo por su boda, sigue cumpliendo con su cometido a la perfección. La lavadora es la que tiene un pequeño achaque. Una fuga sin importancia, que se podría reparar…Si nos ponemos…

Los móviles son solo un ejemplo de la tiranía de las marcas amparadas en la revolución tecnológica. ¡Compra! ¡Compra! ¡Compra!

APPLE reconoce públicamente y sin ningún rubor que acorta la vida de sus IPHONE de forma intencionada. Todos sus modelos tienen implantado un algoritmo que reduce la potencia a medida que la batería envejece. Cambiarla es misión imposible. Ya sabe: adquiera uno nuevo, ¡idiota! Ya me tarda…

La leyenda supera a la realidad: si se desea conseguir que un burro se mueva, es necesario colgar una zanahoria de la punta de un palo por delante del hocico para que el animal camine intentando alcanzar la hortaliza, cosa que no conseguirá jamás. Las firmas tecnológicas lo saben. Y lo aplican un día sí y otro también.

¡Mira que somos burros! Siempre dispuestos a finalizar extenuados física, mental y económicamente aunque no podamos alcanzar todos nuestros deseos. La sociedad de consumo es así. Con 40 años de publicitario sobre mis espaldas sé de lo que hablo. ¡Qué viejo soy!

Es la obsolescencia programada, ¡tontos! ¡Que no os enteráis!

Stop. I want to think about this. Pero, de verdad ¿sirve de algo?

--------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

https://elpais.com/tecnologia/2017/11/21/actualidad/1511272692_567905.html

http://epv.elpais.com/epv/2017/10/15/categoria_tecnologia/1508070962_562254.html

https://cincodias.elpais.com/cincodias/2017/12/22/companias/1513971042_767169.html

https://elpais.com/tecnologia/2017/10/13/actualidad/1507894020_955855.html

http://www.rtve.es/alacarta/videos/el-documental/documental-comprar-tirar-comprar/1382261/

https://elpais.com/elpais/2016/08/04/buenavida/1470306475_905803.html

https://elpais.com/elpais/2017/11/30/buenavida/1512044344_383640.html?por=mosaico

http://www.elmundo.es/economia/macroeconomia/2017/12/06/5a26fd6dca4741e20d8b4627.html

https://www.ocu.org/organizacion/prensa/notas-de-prensa/2014/np-fiabilidad-electrodomesticos

http://www.elperiodico.com/es/extra/20171222/apple-admite-que-acorta-vida-iphone-intencionadamente-6512657

http://www.futurosostenible.elmundo.es/sostenibilidad/un-oficio-que-planta-cara-a-la-obsolescencia-programada

-----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

¿Garantía de marca o marca de garantía?



Ignacio Orna (Nacho) 5/3/2018 · #1

Por eso hay quienes a las "actualizaciones" bien las llaman "ralentizaciones"

0