Marcas que no dan la talla.

¡Qué disgusto!

Cada día miles de mujeres y hombres europeos que van a renovar su vestuario sufren un serio shock: no caben en su talla. Y no es porque, necesariamente, hayan aumentado su masa corporal. Que también los hay. La explicación es mucho más sencilla: nos están “engañando como a chinos”, por muy de la UE que seamos.

A medida que las marcas reducen el tallaje, el consumidor que se prueba la prenda amplía su sensación de bochorno, ridículo y -hasta si me apuran- de incredulidad desmedida.

Eva, consumidora que no ha aumentado ni un solo gramo de peso ni un solo centímetro de masa corporal nos explica así su experiencia al intentar comprar unos pantalones en PULL & BEAR: “fui a comprarme unos vaqueros y no entraba en la talla 40. Es increíble, si yo uso la 36”.

Evidentemente, salió de la tienda con las mismas dos piernas estilizadas de siempre. Y sin los pantalones nuevos de ahora que tanto le gustaban. Y que no lucirá nunca. ¿Resultado? Perjuicio moral y económico: ilusión frustrada de la potencial compradora por no adquirir la prenda; ilusión frustrada de PULL & BEAR por una nueva venta perdida. En resumidas cuentas: una talla de más igual a una venta de menos.

Eva no ha aumentado de peso. Los beneficios de la firma tampoco. En opinión de esta consumidora son tallas para niños. Pero ya no somos niños. Dejar de ganar dinero por un enfoque equivocado del negocio sí que se antoja un planteamiento bastante infantil.

Las firmas estadounidenses piensan al revés: “si haces sentir más delgado a tu cliente, comprará hasta los maniquíes del escaparate”. En esto los compradores americanos sí son como niños. Y a las marcas les funciona. Aunque el consumidor sea lo más parecido a un elefante marino, saldrá de la tienda feliz. Esbozando una sonrisa de oreja a oreja, “como un pequeño con traje nuevo”. Y hasta lo celebrará ingiriendo “calorías Burger King” extra….En este proceso de compra (o de venta, según se mire) todo el mundo gana.

La industria textil USA -como la europea- es consciente de que el ciudadano medio están aumentando de peso. En 2015 ninguna mujer blanca americana entraba en una talla 38 de1950. La mujer blanca que en 1958 utilizaba la talla 38 ahora necesita la 32. Las negras se comportan de otro modo. ¿Racismo? En absoluto: la constitución de la mujer de color es diferente; más ancha. De la misma manera que blancos y negros, según la raza de la que hablemos, estamos más capacitados para la práctica de uno u otro deporte.

Y ¿qué es lo que hacen ellos? Fácil: confeccionan prendas más grandes sin variar el número de la etiqueta. Ningún problema: a más tejido, más precio; y más beneficio, que engorda al compás de los cuerpos. Aumentando las dimensiones de la moda sin aumentar la talla, se incrementan las ventas. La marca contenta. La tienda contenta. El cliente contento. Todos contentos…

Los consumidores estadounidenses prefieren comprar ropa de tallaje pequeño. Así son más felices. Y, ya se sabe: a más felicidad, más consumo. ¡Bienvenida sea, pues, la “mentira piadosa”! En la otra orilla del Atlántico ganan dinero gracias a un enfoque práctico de la venta. En esta, lo perdemos por una interpretación equivocada del negocio. Los de allí, a favor de la corriente. Los de aquí en contra: curiosa manera de incentivar las ventas la nuestra.

En España el 17% de la población sufre obesidad y el 53% tiene sobrepeso. Somos más gordos. Con las tallas, más pequeñas. En el resto de Europa la tendencia es parecida.

¡Qué consuelo: por esta vez, África no empieza en los Pirineos!

-----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

http://www.elconfidencial.com/alma-corazon-vida/2016-09-09/las-tiendas-empequenecen-sus-tallas-al-maximo-para-que-no-te-quepa-la-ropa_1255999/

http://www.elconfidencial.com/empresas/2016-10-07/mango-pantalones-tallas-textil-mujeres_1271469/

------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------

Marcas que no dan la talla.