¡Qué basura de moda!

¡Bendita porquería! Por fin, una moda que cuida el planeta.

La concienciación a la que están llegando diseñadores y firmas por conseguir unas colecciones que vistan mucho y limpien esta sucia pelota llamada tierra no tiene parangón. Por fin algunos pasan a la acción decidida por intentar que el mundo sea un poco menos ese gran estercolero que estamos legando a las generaciones venideras. ¡Bienvenida sea también la moda de la ecología1 Aunque más que de una moda se trate de pura necesidad.

En esto de reciclar cada vez hilamos más fino. Y con éxitos sorprendentes. En realidad, lo que hacen estos aventureros de la industria es seguir el principio de la Ley de la Conservación de la materia que Mijail Lomonosov (1748) y Antoine Lavoisier (1785) enunciaron por separado. Según éstos, la materia ni se crea ni se destruye; se transforma… “Nihil novum sub sole”.

El diseñador Moisés Nieto presentó en el “Madrid fashion show” su primera colección de moda con plástico reciclado. Para Moisés está todo inventado en cuanto a volúmenes, formas y cortes. Su objetivo es ir más allá. Y lo ha conseguido: presentó su colección de prendas que antes eran botellas de agua. Se necesita reciclar 7 para tejer una sola camiseta, que será biodegradable, con protección UV y duradera. Moda y ecología dándose un abrazo en una colección de muy buen ver.

La corriente de la moda lenta, tanto para los grandes como para los pequeños, se muestra como un largo camino por explorar. Quizás el único sostenible, según Moisés Nieto: "Sería un sueño que el 30% de las prendas de cada armario fueran de material reciclado. Esto tiene que ser una realidad, no una moda".

Y Nieto no se está quieto. Su próximo proyecto, en colaboración con la firma COMME DES MACHINES es diseñar y producir vestidos bordados de algodón con un material natural y degradable a base de fécula de patata.

La firma española ECOALF lleva siete años confeccionando prendas con materiales reciclados. Su nuevo y más ambicioso proyecto, Upcycling the oceans, apunta al plástico menos noble. En concreto, el más sucio. El que flota a la deriva. El arrojado al mar sin control. Que intoxica a sus aguas y a sus habitantes.

Para ello, la compañía cerró un acuerdo con unos 160 barcos de arrastre de la zona del Levante español que extraen diariamente entre cuatro y seis kilos de residuos de todo tipo por embarcación. Cangrejos, merluzas, lubinas, pulpos, cigalas… Y también desechos. Unos son cada vez más caros de pescar. Y de comer: están sumergidos. Otros son más baratos de encontrar: flotan. Solo en 2015 se lanzaron al mar más de 9.000.000 de toneladas de estos desperdicios.

La misma red que captura el pescado y marisco que comeremos, pesca la “porquería” que vestiremos. Suena mal, pero viste bien. Otras empresas asociadas al proyecto transforman el plástico recuperado (desde redes de captura hasta botellas de PET) en granza, hilo y tejido.

La iniciativa persigue limpiar los océanos y reaprovechar los vertidos nocivos. Con ellos se pueden producir filamentos textiles de alta calidad. Y después, abrigos, pantalones, bolsos, o lo que se nos ocurra.

SANTOFRUTO, una empresa con fábrica en Brasil, confecciona pantalones a partir de poliéster y algodón totalmente reciclado. En España, Carmen Hijosa ideó PIÑATEX, un tejido hecho a partir de fibras de la piña que le permitió ganar este año con su empresa ANAMAS ANAM el premio “Arts Foundation Award” para la Innovación. Ahora vende su producto a firmas de la entidad de CAMPER y PUMA. Ejemplos de que esta filosofía puede dar réditos mercantiles aparte de ecológicos.

De ahí a pensar en tintes más respetuosos con el medio ambiente, solo faltarán dos pespuntes. Sobre todo, con los productos químicos utilizados en el proceso para obtener el color negro, que dejan ríos y lagos hechos una cloaca.

LEVI’S 501 empieza a incorporar tejidos de desechos. Y aparecen por doquier nuevas iniciativas para reciclar la ropa usada y confeccionar nueva moda. Entre ellas las de ZARA.

Vaya desde aquí mi aplauso y admiración más profunda por estos proyectos.

----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------¡Qué basura de moda!

http://economia.elpais.com/economia/2016/08/17/actualidad/1471431264_167596.html

http://www.lavanguardia.com/lacontra/20160824/404160556475/los-jovenes-no-compran-coches-ni-casas-ni-vestidos-de-boda-los-usan.html

------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------



Mí caso es más particular. Me gusta la moda,pero artesanal,la mano de obra de antaño es lo qué daba personalidad tanto a las prendas como a la persona. Lo qué hoy se ofrece se repite de continuo,no son más qué copias,de peor calidad y sin personalidad. Dónde ha quedado el diseño,la creatividad,el gusto por los placeres del patronaje.
Bueno siempre nos queda el uniforme,así no nos salimos de los rangos establecidos.
La moda es arte,no hay qué olvidarlo.
Un artista es un bohemio qué pocas veces se hace rico aúnque su legado será siempre eterno

0

Bravo. Ojalá se cumpla.

0