Luis Alberto Bandeira Machuca en Comunicación y Periodismo, Moda y belleza, Moda Creativo 12/9/2017 · 1 min de lectura · +900

Te he visto pero no te visto.

Sé de sobras quien eres.

No puedo negar que te conozca. Sería inútil y pretencioso. Los diseñadores también famosos vivimos de vestir a las y los celebrities. Pero esta vez vamos a decir que no. Mira tú por dónde…

A Ashley Graham nadie la quiso vestir para acudir a la gala MET 2016. Se la perdió.

A Melissa McCarthy , nominada al Oscar 2012 como mejor actriz secundaria le dijeron que no hasta 6 firmas de alto nivel.

La archifamosa actriz Christina Hendricks también recibió un no por parte de diseñadores prestigiosos: “nos encantas, pero no te haremos el vestido”. Esa fue la respuesta.

¿Y Kim Kardashian? Tiene más de 72 millones de seguidores en Instagram. Se lo ha montado muy bien copiando titulares y cobrando por ellos. Como si fueran suyos. Pues, a pesar de ello, alguien en algún momento también le ha dicho que no.

Muchas de las firmas y diseñadores de prestigio solo están por la labor cuando el diseño encaja dentro de sus previsiones. Suelen tener disponibles tallas de la 34 a la 36. Si te excedes, por muy famosa que seas, sencillamente: no das la talla. ¡Adiós y hasta pronto! ¡Vuelva usted mañana! O, mejor, no insista. Decir no a famosas y famosos también da prestigio a otros famosos. Los del diseño…

¿Cuál es la razón? ¿Las curvas?, ¿la talla?, ¿la vulgaridad?

A Belén Estebán, la princesa española del pueblo ROSA CLARÁ le dijo que no a hacerle el vestido de novia. La excusa: falta de tiempo. Lo intentó con PRONOVIAS…Mismo resultado. Al final, contrajo matrimonio con un vestido de EL CORTE INGLÉS. ¡Jo, qué corte!

¿Cuál era el motivo real en el caso de Belen? Cada uno es libre de pensar lo que quiera. Pero no es no. ¿Qué parte del NO no entienden?

A veces las cosas llegan al extremo de que una firma paga al personaje para que deje de lucir y llevar sus modelitos. Fue lo que le ocurrió al concursante de Jersey ShoreMike 'The Situation' Sorrentino. ABERCROMBIE le ofreció dinero a cambio de que sus prendas desaparecieran de su armario. "La asociación del señor Sorrentino con nuestra marca es muy perjudicial para nuestra imagen", explicaron desde la enseña. Por algo será.

¡El colmo! ¡Lástima no haberlo pensado antes…!

----------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------------