CONTRASTES

El líder opositor Juan Guaidó se autoproclama presidente de Venezuela con el beneplácito de EEUU mientras PP y Ciudadanos piden al Gobierno de Sánchez que reconozca a Guaidó como presidente de Venezuela, pero a nosotras, seamos sinceras, estos temas tan poco interesantes de simios en proceso evolutivo nos da igual. Lo que realmente nos parece importante es el estilismo de nuestra reina Letizia. Letizia, con faldas y a lo loco tras su accidentada llegada a Fitur. A causa de la huelga de los taxistas en la capital los conductores tienen ocupada la zona pero los reyes han accedido sin problemas al recinto por una puerta lateral, ya que la realeza no sube en taxis. Letizia, que iba de estreno, ha aparecido con un modelo nuevo que a algunos ha alegrado la vista, pero que a mí no me ha gustado, ya que se trata de un combo (blusa más falda) de largo midi que no me termina de convencer. Es una falda que "Flor de Otoño" nunca se pondría. Se han pasado cinco pueblos midiendo y casi le tapa los pies (como recordamos todas quizá porque tiene las rodillas feas). Se trata de una prenda recta con estampado de cuadros (cortada en varias direcciones) y bajo asimétrico, muy de tendencia, cómoda y pintona. En claro contraste a mi entender con la pinta de los taxistas, que en su lucha llevan la camisa desabotonada exhibiendo la pelambrera pectoral y el sobaquillo sudado. Dentro del taxi, en el interior de la guantera va el refrigerio: un bocadillo envuelto en papel de aluminio junto con el termo del café para templar los nervios.