Luis Maria Palacios en El trabajo de buscar empleo, Profesores y educadores, Coaching Consultor y Entrenador independiente • EUNOIA entrenamiento inspirador 13/10/2016 · 1 min de lectura · +500

Trabajar en la Nueva Era

Trabajar en la Nueva Era

Durante muchos años se vaticinaba y profetizaba sobre los cambios que las nuevas tecnologías y las tendencias sociales traerían al mundo del trabajo.

Hoy, ya no hablamos de aquello que nos va a suceder, profecías futurológicas, sino de lo que nos está ocurriendo, efectiva e inmediatamente.

El mercado laboral, las profesiones, tanto como la relación entre empleados y  organizaciones, han cambiado sustancialmente y continúan modificándose velozmente.

La búsqueda de empleo como la evaluación de postulantes ya funciona dentro de una lógica distinta y digital.

Páginas web y apps para conectar candidatos y ofrecimientos. Currículums realizados en video. Entrevistas on line, vía Skype. Análisis del posicionamiento de los candidatos y sus interacciones en redes sociales, como herramientas para comprobar la coherencia de los currículums y sus estilos de vida.

Empleos tradicionales que mutan a profesiones novedosas como:

Desarrolladores de la Internet de la cosas, nanomédicos, granjeros farmacéuticos, ingenieros para vehículos alternativos, especialistas en big data, artistas digitales, profesores freelance, cuidadores de salud a distancia, diseñadores para impresoras 3D, especialistas en crowdfunding, abogados digitales, ayudantes de networking, maestros digitales, biotecnólogos, ingenieros ambientales, filósofos, entre otros.

Del mismo modo, surgen nuevos atributos necesarios para realizarse dentro de la nueva era del trabajo:

Creatividad, relaciones interpersonales, autonomía, flexibilidad, adaptación, resiliencia, innovación, espíritu emprendedor, trabajo colaborativo; surgen entre otras tantas competencias y habilidades para saber vivir y transformarse en lo nuevo.

Asimismo,  las actitudes personales ante los nuevos desafíos, las inteligencias múltiples y los estilos emocionales, definen, cada vez más,  la calidad de realización del trabajo que realizamos.

La formación en el trabajo va adquiriendo una instrumentación precisa, a medida, como píldoras exactas que se puedan aplicar inmediatamente a los hábitos del trabajo cotidiano.

Incluso los postulados y valores incorporados por las nuevas generaciones (millennials y generación Z) progresivamente están siendo apropiados y defendidos por generaciones anteriores, como un standard de calidad de vida y realización laboral.

Las empresas trasforman sus espacios laborales, sus rutinas y prácticas horarias, la organización del trabajo, incorporan beneficios atractivos y novedosos, tanto para captar y retener a los mejores talentos, como para lograr resultados valiosos y sostenidos en el tiempo.

El trabajo, progresivamente, ya es parte sustancial de nuestra realización personal, en la construcción de una identidad que nos haga felices.

Trabajar para vivir, en vez de vivir para trabajar, ha dejado de ser un postulado utópico, para convertirse un valor de esta época que se transforma vertiginosamente.

"Lo más importante es aprender a trabajar en grupos interdisciplinarios. Antes uno podía sobrevivir siendo especialista en un campo. En el futuro ya no. Será necesario poder mirar alrededor y definir si una herramienta de otro campo puede servir para lo que uno está haciendo."

Kathryn Myronuk

investigadora de Singularity University

Luis María Palacios

eunoialmp@gmail.com

@eunoiacomunidad

eunoialmp.wordpress.com