PERIODISMO DE SALARIO MÍNIMO Y CON MOTO

PERIODISMO DE SALARIO MÍNIMO Y CON MOTOLa búsqueda de empleo en tiempos de pandemia es una actividad que requiere algo más que paciencia. La organización de la información, las llamadas telefónicas que nunca se responden, la solicitud de ayuda a personas que te conocen y saben de tu ejercicio profesional, hacen parte de una dinámica casi diaria que termina agotando emocionalmente y que afecta a la persona en su relacionamiento social, en su salud y a la anulación de la capacidad de motivación que posibilita proponerse como emprendedor o por lo menos considerar opciones distintas a su original experticia profesional. 
El drama no solo es económico. Ese está sobrediagnosticado. El impacto personal y psicológico es complejo porque la persona puede llegar a perder hasta la noción del tiempo: lunes o festivo, es lo mismo. Si no logra tener autodominio, el desempleado puede caer en una depresión profunda, en pensamientos suicidas, en la anulación total de su personalidad y de su capacidad de producción. Pero ese es tema de otro blog. 
Hoy quiero referirme a lo que el mercado está demandando de los profesionales. Muchos hemos dedicado años de estudio y de preparación para lograr realizar un trabajo denodado con enfoque a resultados, como debe ser el propósito de todo profesional. Nos especializamos, nos actualizamos, damos el paso al ámbito digital y ofrecemos apoyo en lo que sea relacionado con la misión corporativa o institucional. Entendemos de procesos y procedimientos, sabemos de contratación, de presupuestos, de derecho laboral, de estadística, de política, de economía, de lo que sea, con tal de poder tener trabajo. Toda esa preparación no puede ser en vano y debe ser reconocida económicamente con dignidad por parte de empleadores. 
El caso en mención, cuyo empleador no supe finalmente cuál es, es reflejo de que todo eso no vale cinco pesos. Hemos perdido el tiempo y hemos perdido el norte. Ser profesional ya no se necesita. Con que usted sepa oficios varios es suficiente, igual le pagan lo mismo con lo que la ley demanda para salarios mínimos como es que están pagando algunos medios de comunicación a periodistas profesionales. 
Luego de publicar este empleo en mi muro de Facebook, varios colegas me contactaron por el interno y me compartieron algunas experiencias. Estoy sorprendida. Sabía que la situación estaba difícil pero no que era demoledora;  están sacando periodistas desde el año pasado y no reemplazan las vacantes, y los que se logran quedar, están con salarios de miseria. Claro, excepto los de nivel gatekeeper ( editores, etc)
¿Como es posible que un medio de comunicación o una empresa, le pague a un periodista un salario mínimo por su trabajo? No! Luego de estudiar en una universidad y tener una preparación mínima, por lo menos debe ganar 2 millones de pesos. Mínimo!.  Pero como en el ejemplo, si tienes 10 años de experiencia puedes aspirar a esos honorarios. Y ni hablar de jefaturas de prensa. No pagan más de 3 o 4 millones y exigen que la persona sepa del sexo de los ángeles. Es inaudito que estemos en ese nivel de maltrato laboral. Porque es maltrato laboral!.
Las historias se cuentan por cientos. Esto se tiene que acabar porque estamos tocando fondo con un oficio y una profesión que amerita la mayor de las consideraciones, no obstante que somos los encargados de INFORMAR y FORMAR a la opinión pública, y somos estandartes de la democracia. El periodismo es vital en una sociedad, y está demostrado que su poder e influencia puede cambiar el rumbo de los países y de los gobiernos. Revelar la corrupción, investigar escándalos, escudriñar datos para conformar historias no vale un salario mínimo!
Si, hay trabajo, pero ahora se necesita profesional con moto porque también toca hacer mensajería y entregar el producto editorial? y que más? redes sociales, analíticas y métricas, diseño web, mailing, manejo de bases de datos, informática, Suite Adobe, comunicación digital, barrer, servir el tinto y limpiar los escritorios? Qué dolor tan grande que estemos en este nivel!.
No podemos permitir que esto suceda más. Hago un llamado al CPB y un llamado a todos los periodistas de medios de comunicación para que en una sola voz reclamemos un trato digno a la profesión.