Manuel García Pérez en Comunicación y Periodismo, Arte, Literatura Coordinador, crítico y docente en Secundaria y Universidad. Asesoramiento educativo. • Coordinador de Cultura en Mundiario. Crítico literario. Escritor y docente. 25/9/2016 · 5 min de lectura · +500

Mi entrevista al poeta José Luis Zerón Huguet: ascetismo o la poesía como morada

Mi entrevista al poeta José Luis Zerón Huguet: ascetismo o la poesía como morada


El hermetismo de la poesía de Zerón es una incesante exploración de la inquietud, esa inquietud que nace de la desaprobación de darlo todo por sentado, de dar por sentado que la vida es un mero accidente y carece de explicación posible. De exilios y moradas es una respuesta probable a esa desazón silenciosa que acompaña al autor desde su primer poemario, Solumbre, hace más de treinta años.

Pregunta: Tu nuevo poemario tiene el don del ascetismo; una línea mística que comienza con El vuelo en la jaula y donde lo religioso, lo espiritual, lo monacal, no entendidos como ortodoxia o creencia en una fe, aparecen en tu visión de la realidad. ¿Por qué?

Respuesta: Sí hay una línea de ascetismo en De exilios y moradas, compartida con otros poemarios míos anteriores, pero no creo que sea monacal. En este, y en otros libros míos, hay una veta sensual y matérica de la que se ha hablado menos.  Mi poesía ha sido calificada de visionaria, hermética, filosófica, metafísica… etiquetas que he aceptado con muchas reservas. ¿Mística? No persigo una unión con lo sagrado. En todo caso la vía mística de mi poesía surgiría de esa búsqueda de lo misterioso que nos permite la escritura poética. Ese misterio que nace de la relación profunda de la poesía con la vida  y con el lenguaje. Juan Ramón Jiménez escribió  que “el poeta es un místico sin dios necesario” y ,de manera más o menos explícita, los poetas que a mí me interesan hablan del misterio. No creo que mi poesía sea religiosa porque, como bien dices, no se reconoce en ella una relación con Dios ni con cualquier divinidad, ni está sometida a  ninguna ortodoxia o credo. 

Por otra parte, creo que las religiones, sobre todo las que aún tienen poder, no son más que sistemas tradicionales que se basan en dogmas indemostrables y un conjunto de normas y leyes que los creyentes han de acatar ciegamente. 

P. : Es uno de tus poemarios más largos y su estructura parece responder a la organización de un tratado medieval como bien refiere el título.

R.: De exilios y moradas está dividido en cuatro secciones, pero hay dos partes diferenciadas, yo diría que hasta enfrentadas: en la primera sobresale el sen