Manuel Guillermo Minorta Cabeza in mediacion escolar, psicología clínica, Trabajo social Psicólogo y Magister • ChelaminortaSPA Jan 9, 2020 · 3 min read · +600

EL PROBLEMA DEL EMBARAZO EN ADOLESCENTES QUE AFECTAN LA MICROECONOMIA FAMILIAR

El embarazo durante la adolescencia es un tema de gran interés en todos los sectores de la sociedad, además de que motiva la realización de estudios, debates y campañas informativas encaminadas a prevenir sus efectos adversos. En ocasiones, los jóvenes no mantienen una buena relación familiar y cuando se presenta alguna situación no toman las decisiones adecuadas o no tienen la confianza para dialogar en familia en temas como la sexualidad.

Lo que puede traer como consecuencia embarazos no deseados. Se plantea además la posibilidad de que el embarazo adolescente sea una forma de escapar del mundo del trabajo y del mundo escolar, si la adolescente no se siente capaz de enfrentar las exigencias escolares y/o laborales. Así, al embarazarse no se le puede exigir como al resto, porque ella ha adquirido nuevas responsabilidades que pertenecen al mundo de los adultos.

Se señala además la  presencia de una autoestima disminuida, habiéndose encontrado en varios estudios que las adolescentes embarazadas mostraban un bajo concepto de sí mismas. Se argumenta que buscan afecto para compensar su propia inseguridad. Diversos estudios sobre fecundidad en adolescentes coinciden en que las relaciones familiares influyen considerablemente en el comportamiento sexual de la adolescente.

La comunicación familiar es un factor determinante de las relaciones que se establece en el núcleo familiar y las relaciones que se establecerán con los demás. La actitud de la familia ante este acontecimiento, resulta decisiva para mantener la salud, el bienestar y la calidad de vida de la misma, tratándose de un proceso en que no sólo es importante tomar en consideración los aspectos biológicos sino también hay que considerar importantes factores psicosociales.

Cuando se produce un embarazo en la adolescencia, toda la familia a menudo tiene que reunirse para decidir si los padres deben mantener al bebé, poner fin al embarazo o dar al bebé en adopción. Generándose una disyuntiva entre eficiencia y equidad que se da de acuerdo a Los alcances y recursos dados en base a la gestión de recursos que genere para la manutención del nuevo integrante de la Familia.

En ese caso los padres pueden estar para ayudar a guiar a los adolescentes a tomar esa decisión, y toda la familia tendrá que enfrentar las consecuencias. Siendo el majeo que le den de forma apropiada a los recursos de que disponen y puedan ser distribuidos dentro del grupo familiar. El embarazo en la adolescencia puede ser un golpe arrollador para la vida familiar y reclamar una drástica variación y cambios en su funcionamiento habitual.

La actitud de la familia ante este acontecimiento, resulta decisiva para mantener la salud, el bienestar y la calidad de vida de la misma, tratándose de un proceso en que no sólo es importante tomar en consideración los aspectos biológicos sino también hay que considerar importantes factores psicosociales y económicos y cómo pueden llegar a afectar la dinámica del sistema familiar y como solucionarla.

El problema que se presenta para las embarazadas adolescentes es que están transitando por el difícil camino de transformarse en una mujer adulta y, a la crisis de la adolescencia desencadenada por los cambios biológicos, psicológicos, sociales e interpersonales, se le suma la crisis del embarazo que es una crisis secundaria provocada por la presencia de una vida en el vientre.

Que compromete a estas jóvenes con una responsabilidad y madurez para las que no se han desarrollado totalmente Es cada vez más común que tanto la madre como el padre trabajen fuera del hogar, y esto impide que haya adecuada comunicación y educación sexual. Algunos estudios muestran que a mayor grado de escolaridad y solvencia económica hay menos embarazos en jóvenes, aunque no garantiza, que una familia no sea disfuncional.

En ocasiones, los jóvenes no mantienen una buena relación familiar y cuando se presenta alguna situación no toman las decisiones adecuadas o no tienen la confianza para dialogar en familia en temas como la sexualidad, lo que puede traer como consecuencia embarazos no deseados. Se plantea además la posibilidad de que el embarazo adolescente sea una forma de escapar del trabajo y del mundo escolar.

Si la adolescente no se siente capaz de enfrentar las exigencias escolares y/o laborales. Así, al embarazarse no se le puede exigir como al resto, porque ella ha adquirido otras responsabilidades que pertenecen al mundo de los adultos. además esto afecta en gran medida las dinámicas microeconómica del grupo familiar conllevando a un sobrecargo y desgaste mayor en la convivencia.

Se hace más difícil la administración del hogar y hay un mayor gasto de recursos los cuáles son más difíciles de distribuir dentro de los integrantes, y hay escasez y los recursos se limitan, hay mayor gasto y los ahorros se disminuyen, solo hay que comprar lo más indispensable y las horas en el trabajo aumentan, la toma de decisiones se hace más arbitraria y generan disyuntivas que mejoren la calidad de la familia.

Se señala además la  presencia de una autoestima disminuida, habiéndose encontrado en varios estudios que las adolescentes embarazadas mostraban un bajo concepto de sí mismas. Se argumenta que buscan afecto para compensar su propia inseguridad. Diversos estudios sobre fecundidad en adolescentes coinciden en que las relaciones familiares influyen considerablemente en el comportamiento

Sexual de la adolescente. La comunicación familiar es un factor determinante de las relaciones que se establece en el núcleo familiar y las relaciones que se establecerán con los demás. es un problema de salud pública y como tal debe ser abordado por toda una sociedad, prevenir es la clave, una buena educación sexual a nivel escolar.

Y un adecuado nivel de comunicación y confianza con los padres, aumenta los índices de abstinencia y genera comportamientos sexuales responsables en los jóvenes. No existe una fórmula mágica que disminuya la incidencia del embarazo en la adolescencia, pero es posible hacerle frente mediante adecuada comunicación familiar, información veraz sobre sexualidad y un cambio de actitud que permitan mayor equidad entre hombres y mujeres.

Autor

Manuel Guillermo Minorta Cabeza

PsicólogoEL PROBLEMA DEL EMBARAZO EN ADOLESCENTES QUE AFECTAN LA MICROECONOMIA FAMILIAR