Maravillas Díaz Morales en Educación infantil, Educadores infantiles, Infantil Educadora Infantil 16/10/2016 · 5 min de lectura · +200

La propuesta de Arte Comunitario. Instalaciones para el juego Simbólico.

La propuesta de Arte Comunitario. Instalaciones para el juego Simbólico.


Descubrí las Instalaciones para el juego pre-simbólico y simbólico de la mano de Javier Abad Molina, Artista visual, profesor de Educación Artística en la Universidad Autónoma de Madrid, y miembro del Grupo de Expertos y Asesores en Educación Artística y primera infancia de la OEI. En el VII FORO EUROPEO EDUCACION Y LIBERTAD organizado por ACADE y FUNDEL, en Madrid hace 2 años. A través de su ponencia:

“Arte Comunitario y escuela infantil: la celebración de Aprender juntos”.

La Instalación, es una manifestación del arte contemporáneo que propone un espacio simbólico para representar una idea o mensaje intencionado. Para ello se articulan las especiales condiciones del lugar y de los objetos que sirven de soporte y son mediadores del discurso del artista. El espacio ofrecido debe permitir -entrar en juego- a través de diferentes modos de interpretación e interpelación.

Esta propuesta permite introducir a niños muy pequeños en el mundo del arte y la creatividad, en palabras de Javier Abad: “Entendemos el arte como una manera de convertir lo ordinario en extraordinario y, desde la propuesta del arte comunitario también es un ámbito de encuentro para generar mejoras en la calidad de vida de las personas, ya sean niños o adultos, en contextos educativos u otros muy distintos. En este sentido, una educadora o maestra es siempre una artista en la educación pues participa de la idea de reconocer lo que cada día en la escuela es singular desde las diferentes aportaciones y voces de sus habitantes. El arte es también una manera de explicar e interpretar el mundo a través de experiencias y relatos conectados con la vida. Así la educación artística ya no es solo un área de expresión, (se da por sobreentendido), sino un área de conocimiento y también de producción cultural y simbólica (nuestra sociedad es eminentemente simbólica como rasgo de humanidad). En definitiva, un mediador