MARCOS FORTUNY CANO in Economistas y Financieros, Banca Empresarial, Financieros / Banca Técnico de Comercio Exterior (Back Office) • DXC Technology Mar 19, 2020 · 1 min read · 2.5K

LA SIMPLICIDAD COMO CLAVE DEL ÉXITO EN EL CRÉDITO DOCUMENTARIO DE EXPORTACIÓN

Hoy me he llevado una sorpresa desagradable cuando una compañera de oficina nos ha pedido ayuda para repasar unas discrepancias indicadas en la revisión de un crédito documentario de exportación. El indicar discrepancias a un cliente no tiene nada de extraordinario. De hecho, es recomendable que las discrepancias las detecte el banco del exportador y que éste tenga la oportunidad de corregirlas previamente a que las indique el banco emisor. Lo desagradable ha sido comprobar que los documentos aportados por el cliente cumplían a la perfección lo requerido por el crédito. No obstante, se les habían indicado cuatro inconsistencias entre ellos, motivadas por el afán del cliente de incluir el máximo posible de información en todos y cada uno de los documentos requeridos sin que el condicionado del crédito obligase en ningún momento a ello.

¿Es necesario que la factura muestre las matrículas de contenedor y los números de precinto? ¿Hace falta que la lista empaquetado indique el nombre del transportista? ¿Debe el certificado de origen mostrar el nombre del buque? Todos estos datos ya venían recogidos en el conocimiento de embarque, por lo que la respuesta es sencilla. No, si el condicionado del crédito no lo requiere. Muchos exportadores se escudan en el hecho de que sus clientes demandan que el documento "X" o el certificado "Y" muestren esta información en peticiones que se hacen por fuera del circuito bancario (por teléfono o e-mail) a lo que normalmente los expertos respondemos, sin asomo de piedad “pues lamentablemente debería habérselo pedido por mensaje SWIFT”.

Hay que tener en cuenta que con cada dato que se introduce en un documento aumenta la probabilidad de que se cruce en el camino de nuestra presentación el artículo 14.d de la normativa UCP 600 que dice:

“Los datos en un documento, cuando sean examinados en el contexto del crédito, del propio documento y de la práctica bancaria internacional estándar, no es necesario que sean idénticos, pero no deben ser contradictorios, a los datos en ese documento, en cualquier otro documento requerido o en el crédito.”
UCP.600 Art.14.d

Por tanto a la hora de negociar el condicionado de un crédito con un cliente hay que intentar por todos los medios simplificar las condiciones a reunir por los documentos, teniendo siempre presente el límite de que éstos deben permitir al ordenante despachar la mercancía sin problemas. Ello no es potestad exclusiva del beneficiario, pues requiere la colaboración del ordenante.

Lo que sí es responsabilidad exclusiva del exportador es no complicar la redacción de los documentos una vez fijados los términos del juego. Por favor, intentemos que los documentos contengan única y exclusivamente la información mínima imprescindible para cumplir con su función. Evitaremos con ello inconsistencias y discrepancias, ganaremos tiempo, pues no habrá que sustituir documentos y agilizaremos los procesos de revisión en todos aquellos bancos por los cuales deba pasar la documentación.

No olvidaré nunca a aquel cliente cuyas listas de empaquetado consistían en una única frase, impresa justo en medio de un folio y rodeada del blanco puro del papel “La mercancía viaja empaquetada en 1.041 bolsas de rafia”. Sin más. Sublime. 

https://www.linkedin.com/pulse/la-simplicidad-como-clave-del-%C3%A9xito-en-el-cr%C3%A9dito-de-fortuny-cano 


LA SIMPLICIDAD COMO CLAVE DEL ÉXITO EN EL CRÉDITO DOCUMENTARIO DE EXPORTACIÓN