MARIA CARMEN CARAYOL GARCIA en Abogados jóvenes y pasantes., Oficios y profesiones, Negocios y Empresa Abogada • TTAUS ABOGADOS 11/10/2016 · 1 min de lectura · +600

Divide (tu tiempo), y vencerás.

Divide (tu tiempo), y vencerás. 

Gestionar el día a día es uno de los extremos más importantes a tener en cuenta si no queremos que nuestro trabajo nos devore. Nuestra atención es una y se la debemos dedicar a los diferentes aspectos de nuestro trabajo, eso si queremos que nos resulte un servicio de calidad; calidad para nuestros clientes y calidad que redunde en nosotros mismos como profesionales y podamos ofrecer un trabajo digno.

Para hacer tu trabajo más fácil, te daré unos tips, basados en mi experiencia, que tal vez te ayuden a comprender la importancia de repartir esta atención adecuadamente:

1.- Divide tu tiempo. Esquematiza lo máximo que puedas y reserva una parte del tiempo para hacer aquello que requiere ser hecho. Se implacable con esto, tu tiempo no puede malgastarse y sí merece ser invertido.

2.- Agrupa tareas, pero no tanto como para que resulte extremadamente tedioso. Por ejemplo, es muy útil agrupar las citas con los clientes, dos días a la semana por la tarde. Dedicar dos horas a hacer llamadas, o dos mañanas para redactar escritos. Sería una buena agrupación de tareas; lo que digo es que cuando tengas una tanda de tareas pesadas intercales alguna más liviana, que te permita romper con la monotonía. El trabajo no puede ser aburrido.

3.- No satures la agenda. Y encima pretendas cumplir con ella. La agenda debe de estar adecuadamente cubierta, pero tiene que poderse cumplir. Si te quedas corto te dispersas y pierdes el tiempo y si la llenas más de lo debido irás de cabeza y encima te frustrarás por que no podrás cumplirla. Planifica adecuadamente y revisa semanalmente lo planificado.

4.- Pide ayuda. Lo improrrogable no se puede aparcar, así que si es el caso pide ayuda a quien sea tu colaborador más cercano o a quien pueda ayudarte; todos sabemos que los plazos son implacables, deja lo menos posible para el último día, pero si es el caso y no has podido acabar a tiempo, pide ayuda.

5.- Crea. Eso, no dejes espacios en blanco en la agenda, si tienes algo previsto ocúpalo, si no lo tienes créalo, muévete, concierta citas, encuentros, entrevistas, o dedica el tiempo a investigar en aquello que te interese. La línea entre el ocio y el negocio no debe de existir, muévete hacia aquello que te interesa, se proactivo.

Bonus: si entiendes de qué estoy hablando con dedicar tu tiempo a diferentes intereses, y entiendes la idea de escasez que quiero trasmitir, si entiendes esto, es por qué tú mismo lo vives así. Si por contra, no entiendes lo urgente, necesario e improrrogablemente necesario que se hace planificar el tiempo de que dispones es por que aún no has llegado a tu máximo punto competitivo. 

En pocas palabras, si te sobra tiempo te falta vida. 

Tú marcas el ritmo.