MARIA CARMEN CARAYOL GARCIA en Abogados jóvenes y pasantes., Emprendedores y Empresarios, Oficios y profesiones Abogada • TTAUS ABOGADOS 22/11/2016 · 2 min de lectura · +600

Formación. Actualización.

 

Formación. Actualización.Para ofrecer a tus clientes un servicio útil, que solucione sus problemas, es imprescindible que puedas conocer todas las posibles soluciones, y también que tengas todas las herramientas necesarias a tu alcance, para elaborarlas y aplicarlas. De ahí la necesidad de estar a la última en cuanto a novedades, ya sean legislativas o en cuanto a herramientas, ya sean profesionales o personales (habilidades) que te permitan ofrecer ese inmejorable servicio del que hablábamos líneas más arriba.

Para ello, ten en cuanta, al menos, los siguientes puntos:

1.- La formación debe ser relativa al área profesional de tu práctica, pero a la par debe de pensar en formar tu persona. Sí, tu persona también necesita desarrollo. A esto lo podemos llamar formación integral.

Cuando hablo de formación personal me refiero a desarrollar tu potencial humano, tus habilidades, tu talento. Y todos tenemos un contenido valiosísimo dentro. En definitiva desaprende lo necesario y aprende otro tanto para destapar ese talento.

2.- Fórmate cuando sea preciso, tampoco es necesario hacerlo todo el tiempo ni abarcar todas las áreas que puedas; eso no sería formarse ni mantenerse actualizado, si no dispersarse. Es necesario tener el foco fijo. Es habitual que al terminar la carrera se tenga un ansia tremenda por acumular algo de práctica o cierta especialización; como que se desea de una manera imperiosa el poder diferenciarse de los demás. Pero esto no sólo lo consigue la formación, si no la práctica. Y para tener experiencia debes de tener trayectoria, lo que sin tiempo no se consigue. Paciencia y foco, de nuevo.

3.- Como regla general, cuanta más formación acumulas menor es el número de aspectos que aprendes. Y es una proporción inversa: al principio de todo sacas aprendizaje, pero conforme pasa el tiempo éste es menor.

4.- Ser mejor profesional que es lo que todos queremos al fin y al cabo, por que sabemos que cuanto mejor profesional somos mejores soluciones podemos ofrecer a nuestro cliente y a sus problemas, ser mejor profesional se consigue teniendo una buena formación. Sí. Pero sin una buena formación humana no lo lograremos. Lo que pretendo decirte es que no vas a ser mejor profesional po qrue lo sepas todo de tu área de trabajo, otro colega puede haber dedicado menos a formación pero hacerlo igual de bien que tú, ¿cómo se explica eso? Tal vez porque ha desarrollado habilidades que tu no has desarrollado, por que ha llevado una vida más satisfactoria que tú o porque está muy cultivado intelectualmente. Sí, estas características marcan la diferencia. Y todo es cuestión de hábitos. Así que ponte a practicar aquello que te permitirá ser mejor persona.

Ni lo tradicional, ni las excusas, ni la moda, ni los caprichos nos van a permitir llegar muy lejos. Se llega lejos cuando se tiene un sistema de vida propio (lifestyle), se vive bajo esos mandamientos y se deja a un lado vivir a la moda.

5.- No obstante, y para rematar esta serie de puntos, sí te recomendaría que mantuvieras una mentalidad abierta y proclive al aprendizaje; durante toda tu vida. Que no te importe tener sesenta años y ser un aprendiz. Es un modo de mantener el cerebro joven, y si el cerebro se mantiene joven puedes estar seguro de que el cuerpo, inevitablemente, te pedirá una serie de actividad que te mantenga joven también.

Y procura darte a tu cerebro retos que para él sean nuevos, no más de lo mismo.

BONUS: para conseguir una formación efectiva, que te sea útil, que puedas utilizar como herramienta para ofrecer y mejorar el servicio que ofreces, deberías de tener un lifestyle propio. Y que conste que yo pienso que todos lo tenemos, de una manera más o menos inconsciente. Y ahí reside la clave. No me voy a poner a hablarte de hacer terapia ahora, aquí, pero es algo fundamental: hasta que no tomas consciencia de quién, qué y cómo eres, tu vida no empieza a marchar. Y esto no tiene mucho que ver con la edad, sino más bien con las experiencias. Y todos, a cualquier edad, tenemos experiencias, La clave sería pues sacar las conclusiones adecuadas de esas experiencias: analizar correctamente nuestras vivencias nos permite un mayor avance en la vida.

Y ya si elaboramos ese estilo de vida por escrito, si adoptamos patrones para actuar de una determinada manera, ante una determinada situación, y además de adoptarlos los seguimos… Entonces ocurre la magia; o llámalo milagro, pero hará posible que tu vida se parezca a lo que deseas para ti.

Puedes consultar aquí cómo he elaborar un lifestyle propio de vida que te acerque a lo que quieres. Aunque el mío sólo debes de tomarlo como una sugerencia.

��7V�o�