MARIA CARMEN CARAYOL GARCIA en Emprendedores y Empresarios, Estudiantes y Universitarios, Oficios y profesiones Abogada • TTAUS ABOGADOS 11/1/2019 · 1 min de lectura · 2,9K

Los aprendizajes de 2018.

Los aprendizajes de 2018.

2018 ha sido un año especial, dual: he arrastrado alguna sombras pero por otro lado ha sido un año luminoso en el sentido de que ha sido un año vibrante, intrépido, que me ha dado oportunidades y me ha permitido tomar visión de la persona que quiero ser en un futuro próximo. Así, con lo que me ha pasado en este año he aprendido:

1.- Todo es relativo. Por lo tanto acepto lo que he elegido vivir con una gran fuerza espiritual.

2.- Nadie hará lo que yo deba hacer. Y es que yo tengo una tarea que debo realizar yo misma, al igual que tú tienes la tuya y el vecino de enfrente la suya. Todos tenemos algo ineludible que hacer en la vida, en nuestra vida; liderar nuestra propia existencia como sólo cada uno de nosotros puede hacer tiene consecuencias en nuestro entorno y más allá.

3.- Nada es injusto, bueno o malo, a menos que yo misma lo califiques así. Lo bueno se celebra, lo malo se afronta con fuerza y se trasciende. Nadie sabe cómo vamos a salir vivos de esto, pero en eso consiste vivir. Y si no se le pone etiqueta a lo que nos pasa, mucho mejor.

4.- Mi tiempo es finito. Es un crédito que tiene fondo, aunque no sepa dónde se encuentra. Por eso, ya no dejo nada para mañana.

5.- No se trata de parecer desconfiada, incrédula o cínica, se trata de tener criterio. Y es que este punto está muy relacionado con el primer aprendizaje de 2018. Si aprendemos a observar lo que nos pasa, en vez de involucrarnos tanto emocionalmente, lo vivimos todo con más calma, plenitud y paz. Todo llega y todo pasa, que decía el poeta.

6.- Si no he logrado llegar a donde quiero es porque no me he esforzado lo suficiente. Salir de la zona cómoda, o vivir fuera de ella, no es tan fácil, ni se consigue a base de afirmaciones. Pero cada día salgo y entro a la zona cómoda, y sé que cada día doy dos pasos para alejarme de ella y un paso para volverme a la zona caliente. Ya es algo.

7.- Me gusta tachar sueños de mi wishlist. Tener tareas realizadas es algo que me divierte sobremanera. Es una apreciación muy personal, mía, pero cada día que pasa siento como que mi vida crece un poco más: en relaciones, en conciencia, en aprendizajes.

8.- Integro mi naturaleza impaciente con mi karma paciente. Es así, soy acelerada, impaciente y efervescente. Pero para los tiempos que me ha tocado vivir esa naturaleza no es muy útil, ni para mi mundo ni para mi salud. Así que trato de adentrarme en la paciencia, la calma y el sosiego, continuamente me entreno en ello. Todo va mucho mejor a mi alrededor. Y sí, estoy convencida de que es algo kármico.

9.- Es esencial tener un plan. Y que sea ambicioso, sin plan no hay orientación, ni meta ni premio. Punto.

10.- sobre todo el de uno mismo, el propio, consiste en quitar capas, no en acumular títulos. Así, perseguimos convertirnos en titulados estúpidos cuando lo más humano es ser sabios en la experiencia, la observación y la alegría. 

Y por último: la existencia no entiende de fechas, calendarios ni tiempos, ya que es un todo vivamoslo como es, como un todo continuo.


Esta hora de pasar a la ACCIÓN 😊

+3 +3
Ignacio Orna (Nacho) Hace 7 d · #2

Muchas Gracias @MARIA CARMEN CARAYOL GARCIA por enseñarnos con tus aprendizajes.

+5 +5

Felicidades @MARIA CARMEN CARAYOL GARCIA. Todo lo que has aprendido es una fuente de inspiración para los que seguimos aprendiendo. Lo hago Zumbarrrrr!!!!

+4 +4