María Gómez en Cocina 13/6/2018 · 1 min de lectura · ~100

Colorido y sabor en la repostería industrial

Colorido y sabor en la repostería industrial


A todos nosotros, por muy sobrios, oscuros o sencillos que seamos en nuestra vestimenta habitual, nos encantan los colores. Mientras más, mejor. Mientras más brillantes, mejor. Somos animales visuales, e independientemente de nuestros gustos personales, lo llamativo nos atrae y nos parece bonito. Claro está, hay combinaciones y tonos de colores que no gustan a todos, pero en sus debidas proporciones, y también según dónde los veamos, todos vamos a coincidir en lo preciosos y apetitosos que son. ¿Apetitosos? Sí, porque me parece que el experimento que demuestra lo que digo es el de situar a cualquier ser humano del planeta frente a un escaparate de una pastelería industrial de Madrid.


Los dulces también gustan a todos. Quizá no necesariamente en cuanto a gusto, pero sí en el aspecto visual. La repostería creativa es maravillosa por eso mismo, porque sus productos son como obras de arte comestibles, es decir, arte que te quieres comer pero que al mismo tiempo quieres seguir admirando.


Las fábricas de repostería son capaces de fabricar en masa tartas de cumpleaños, pasteles de boda, bollería, galletas y un sinfín de productos dulces heterogéneos y diferentes entre sí, pero la fuente original es una receta que una serie de reposteros han creado y han puesto en práctica. Hay que tener en cuenta el valor incalculable de esa labor humana de creatividad. No solemos dedicar demasiado tiempo a pensar en ello cuando pasamos junto a una pastelería.


Pero deberían tenerlo en cuenta la próxima vez. Sobre todo porque, de ese modo, la próxima fecha señalada en la que deban comprarse una tarta o un pastel, quizá el roscón de Reyes tradicional, tendrán en cuenta a quienes han decidido que tenga esa textura, ese sabor, y esa colorida y bella apariencia. A lo mejor les parece una tontería, pero, si piensan en ello mientras se lo comen y disfrutan de su sabor, les sabrá todavía más rico y delicioso. Por supuesto, sus colores también tendrán un aspecto todavía más vivo y atrayente. Al fin y al cabo, estamos hablando del poder indiscutible de los colores en todos estos casos.