María Ines Civit Chávez en El trabajo de buscar empleo, Emprendedores y Empresarios, Escritores Fundadora - Consultor Empleabilidad, Desarrollo de Talentos y Desarrollo Organizacional • Impulsate.es 14/9/2017 · 3 min de lectura · +200

HIJO DE GATO, CAZA RATÓN

HIJO DE GATO, CAZA RATÓN

EL QUÉ, EL CÓMO Y EL PARA QUÉ.
PONIÉNDOLE FECHA DE CADUCIDAD A NUESTROS SUEÑOS. 

Anoche sostenía una conversación con mi hijo de 9 años y me decía:
– Mami, sabes qué, he pensado que es inútil comenzar hacer algo sin saber a dónde quieres llegar. Si no sabes que quieres hacer, ¿cómo vas a lograrlo? Pero me he dado cuenta, que una vez que tenemos claro qué queremos, ya es más fácil saber qué cosas debemos de lograr para alcanzarlo.

Esta conversación, duró con él un poco más de 2 hora; por supuesto orgullosa, porque este tipo de reflexiones no son propias de esta edad; por lo menos en mi época.
Le expliqué desde sus palabras, lo que en el mundo laboral conocemos como Fijación de Metas y Objetivos a través de la metodología SMART (Objetivos eSpecíficos, Medibles, Alcanzables, Retadores y Trazables en el Tiempo), pero más allá de eso, mi conversación se dirigió en el cómo y el para qué.
“Supongamos que nos queremos ir de vacaciones. Definamos nuestro objetivo vacaciones: qué fecha, para dónde, quiénes irán al viaje, cuántos días, en qué medio de transporte… ves que ya se comienza a dibujar los caminos…. No es lo mismo viajar a América que a Valencia, cambia por completo el panorama si nos vamos en invierno o en verano; si es un crucero o un paquete turístico, nuestro itinerario se modifica drásticamente”…. Y esto es sólo con el primer paso: Objetivo eSpecífico. Y le seguía preguntando: ¿Cómo? Él me decía… mami obviamente no vamos a acampar en un lugar que esté prohibido, y debemos de llevar recipientes reciclables y si viajamos en avión mejor, porque no me gusta viajar en tren. Y llegamos a la pregunta clave: ¿Para qué? Mami eso está claro, para compartir en familia, disfrutar de algo nuevo, reírnos y ser felices. Y le decía…. Eso te lo recordaré cada vez que comiences a pelear con tu hermanito… jajaja.
Siempre le digo a mis clientes que para lograr alcanzar lo que te planteas, debes tener claridad en el tesoro que quieres encontrar, TU tesoro; y ya cuando lo tienes listo; los caminos que te llevarán a él, se dibujarán solos. Sin embargo es ahí, en ese mapa con muchos caminos, en donde debemos de tomar nuestras decisiones más cruciales. Aunque suene obvio, se sorprenderán cuando se tomen unos minutos para reflexionar.
El camino que seleccionemos, debe ser, el que se encuentre en línea con nosotros, con nuestra esencia y nuestros valores. No necesariamente el que nos genere confort, pero si aprendizajes. Debe ser el que nos permita sentirnos bien en nuestro andar (bien de bienestar), de sentirse pleno, satisfecho, contento y esperanzado…. porque llegaras a tu Meta. Pero mientras que lo haces; debes asegurar que disfrutarás TU camino; que lo saboreas, que lo aprendes, que lo vives, que te equivocas y te levantas contento porque fue TU elección.
Y es ahí cuando el CÓMO, tiene prioridad en tu vida. Es lo que nos mueve, la forma en que lo alcanzaremos. Nuestros valores son los que guían ese CÓMO. Y ése cómo tiene tantas ramificaciones como decisiones tengamos en nuestras vidas, pero un solo control remoto: TU. Desde lo personal lo evidenciamos, cuando elegimos que carrera estudiar, con quien casarnos, en que colegio estudiarán nuestros hijos. En lo laboral, como quiero contribuir, de qué forma voy a generar ingresos, quiero ser autónomo y generar empleo o trabajar en una empresa con un salario y estabilidad laboral. Y muchas veces nos deberemos cuestionar: ¿La empresa en la que trabajo o la que lidero, está en línea con mis CÓMOS? ¿En dónde trabajo, me siento bien con mis valores? No sólo es la empresa la que decide si tú haces fit cultural con ella. Tú también debes de decidir si la empresa hace fit cultural contigo.
Si soy una persona con ideales en contra del aborto; evidentemente se me hará muy difícil trabajar en un hospital en donde practiquen interrupciones de embarazo. Si para mí lo esencial es compartir tiempo en familia y la empresa en la que laboro acostumbra a trabajar hasta altas horas de la noche, será una tortura. Si lo que me mueve es conocer culturas distintas, entonces el trabajar en una empresa que me da la oportunidad de pisar tierra firme 1 vez al mes será mi mayor satisfacción.
De igual forma, ocurre en las Organizaciones. Aquellas que tienen un éxito sostenido en el tiempo, son las que fijas objetivos retadores y tienen muy claro sus QUÉ y hacen un estricto seguimiento. Pero también tienen claro sus CÓMOS. Sus valores y su filosofía de trabajo van siempre adelante como guía y modelo a seguir a todos los colaboradores, comenzando por la Junta Directiva y/o Junta de Accionistas. Se toman el tiempo para medir sus resultados y reflexionar sobre las metas a corto, mediano y largo plazo en pro de su Visión y distribuir los objetivos a cada uno de sus colaboradores en la Organización; para que cada uno lleve su grano de arena a la orilla y poder construir su QUÉ a través de su CÓMO; sin perder su Misión, su PARA QUÉ.
Porque ya teniendo claro, el QUÉ y el CÓMO; debemos mantener foco en el PARA QUÉ. Esto nos permitirá darle sentido a nuestros sueños (personales, profesionales y/u organizacionales) e incluso re-plantearnos el camino, si fuese necesario. En el para qué, es en donde decidimos transcender, hacer nuestra propia historia y como decía Wayne Dyer: Que en el atardecer de nuestras vidas, volteemos y digamos: Valió la pena.

Impúlsate a ponerle fecha de caducidad a tus sueños. Nosotros te acompañamos.

María Inés Civit
Fundadora Impulsate.es
Especialista en Empleablidad, Desarrollo de Talento y Desarrollo Organizacional.

micivit@impulsate.es



#3 Ignacio, gracias por tu comentario.
Desde la metodología SMART está previsto que los objetivos que te propongan sean retadores pero alcanzables. Te aseguro, con conocimiento de causa, que una vez que sabes "Cual es el Tesoro" y dibujas el "Mapa" que te llevará a él; aunque en el camino existan inundaciones, caídas de arboles, olas de calor, sabrás rápidamente encauzar el camino, sin desviarte de tu objetivo (EL TESORO).
Un cordial saludo.

+1 +1
Ignacio Orna (Nacho) 17/9/2017 · #3

A veces los vaivenes de la vida, hacen que no se llegue y no quede otra que tirar por otro camino, o por la calle de en medio. Hay muchísima gente con un talento brutal y sin embargo están digamos que "desaprovechados", no están considerados, sino todo lo contrario a las empresas donde van, al punto de hacerles acoso laboral subliminal. Porque saben más que el jefe. Eso aquí, en otros países es lo contrario donde les dicen "venite, venite". hacen que la empresa gane y la empresa hace que ganen ellos también todo va correspondido y en proporción. Y lo digo con conocimiento de causa y experiencia propia, ya que jamás me meto en un charco del que no se salir. Como diría Unamuno, que lo hagan otros.

0

#1 Asi es, los espacios de reflexión acerca de hacia donde vamos, por qué vamos y cómo vamos; más que necesarios, son indispensables.
Gracias por tu comentario Jose Vicente

+1 +1

Excelente Post @Maria Inés Civit Chávez. Si no sabes dónde vas seguramente jamás llegues.

+1 +1