Paz🐝 Hueso Luque in Fitness / Ejercicio, Deportistas, Historia Técnico Digitalización Patrimonio. • Diputación Provincial Sep 6, 2017 · 1 min read · 2.6K

EL CORREDOR QUE GANÓ DESCALZO

EL CORREDOR QUE GANÓ DESCALZO

El 25 de agosto participé en la Media Maratón de Roma. Fue una experiencia fantástica por muchas razones, entre ellas porque unir deporte y viajes, dos de mis grandes pasiones, se convierte en un auténtico placer. Y si añadimos un poco de historia, esa sensación se triplica.



Indagué un poco en la historia de la Maratón y Media Maratón de Roma y me encontré a un deportista único, Abebe Bikila.

Abebe Bikila ganó la maratón de Roma, en 1960, rompiendo todos los récords, y lo hizo descalzo. 42 kilómetros y 195 metros en dos horas, quince minutos, 16 segundos y dos décimas.



Por primera vez un africano, conseguía una medalla de oro en unas Olimpiadas.

Abebe Bikila, que hasta ese momento era un completo desconocido, se convirtió en un héroe para los africanos, en plena lucha de sus independencias, y en un revulsivo para Occidente, que descubría desconcertado la nueva fuerza del continente negro.

Bikila, nacido en 1932 en un pequeño pueblo de Etiopía, era hijo de un humilde pastor de cabras y no aprendió a leer hasta los 14 años. A los 20 años, se alistó a la Guardia Imperial de Haile Selassie como tantos otros jóvenes etíopes que buscaban un sustento. Hasta entonces, el joven Abebe sólo había corrido de forma esporádica, pero pronto pasó al equipo nacional de Etiopía.

Ni siquiera fue seleccionado para representar a Etiopía en las Olimpiadas de Roma en 1960. El azar quiso que uno de los atletas se lesionara en un partido de fútbol y Abebe fue convocado repentinamente.

El día de la carrera, Abebe Bikila, que ya tenía 28 años, se calzó las zapatillas Adidas con las que iba a correr, pero no se sintió cómodo con ellas,  así que decidió que correría por las calles de Roma como siempre lo había hecho, descalzo. Por supuesto, eso supuso que todo el mundo se fijase en él.

La carrera se inició. Los corredores empezaron a marchar a los pies del imponente Arco de Constantino. Primero en grupo, luego poco a poco los favoritos, entre ellos el marroquí Rhadi Ben Abdesselam, que empezaron a distanciarse del pelotón mientras la luz del día desaparecía y llegaba la noche. De pronto, Bikila se acercó al grupo de destacados.




Tras 20 kilómetros de lucha contra su propio cuerpo, Bikila y Abdesselam corrían juntos, en un impresionante duelo por las calles del centro de Roma. Los dos atletas corrieron juntos hasta los últimos 500 metros, entonces Abebe avanzó.

Cuando llegó a la meta, con la multitud enloquecida, los aplausos y los flashes, el etiope descalzo, ese esbelto desconocido, no se detuvo y siguió corriendo hasta llegar al Arco de Constantino; allí estaba su gloria, la de toda su nación, a pocos metros de donde Mussolini había partido con su ejército a la conquista de Etiopía. Cuando se le preguntó porque corría sin zapatillas, Bikila fue consciente del simbolismo de su hazaña : "Quería que el mundo supiera que mi país, Etiopía, ha ganado siempre con determinación y heroísmo".



De esta manera, Abebe Bikila se convirtió en leyenda.


¡Saludos, bees!


Fuente: Muy Historia.



Paz🐝 Hueso Luque Sep 23, 2017 · #49

#48 Muchas gracias, Francisco José! Un abrazo!

0

@ que historia más chula y más bien contanda. Enhorabuena por escribir así y por tu media maratho.

+1 +1
Paz🐝 Hueso Luque Sep 23, 2017 · #47

#46 Así es María. Impacta la historia!😉

+1 +1
Maria Merino Sep 23, 2017 · #46

Sin palabras... todo un logro !

+1 +1
Paz🐝 Hueso Luque Sep 22, 2017 · #45

#43 Realmente impresionante la hazaña, Jose Ramón! Y sabes que cuando mezclo viajes, deporte e historia...lo vivo!!!😊😊😊😊. Un abrazo!!

+2 +2
Paz🐝 Hueso Luque Sep 22, 2017 · #44

#42 Gracias a ti, Carmen!😘

+1 +1
José Ramón 🐝 López Sep 22, 2017 · #43

@Paz🐝 Hueso Luque , impresionante lo que consiguió este gran deportista. Una historia fascinante que, por cierto, has narrado de tal forma que parecía que estaba allí, viéndole atravesar la linea de meta. Gracias por compartirlo!

+2 +2