¿Cuándo les conviene endeudarse a las empresas?

Las PyMEs en crecimiento son de los clientes más usuales a la hora de solicitar créditos porque los utilizan frecuentemente para manejar sus finanzas, y así cumplir con todas las partes involucradas de su negocio, sin importar la situación que se presente. El control adecuado de su deuda es lo que hace que funcione de forma eficaz, e incluso a veces es lo más conveniente.

Todo este grupo de empresas requiere de un capital bastante grande para expandirse y llegar al mercado internacional, el cual suele ser difícil de conseguir por medios conservadores. Lo que hacen muchos dueños de negocios es recurrir a un respaldo económico como los préstamos bancarios, proveedores y líneas de crédito para impulsarse.

¿Cuándo les conviene endeudarse a las empresas?

Sin embargo, también se deben hacer la pregunta de cuánto dinero máximo pueden solicitar para que la deuda no sea excesiva. La respuesta varía según cada empresa, pero el método para determinarla es a través de un análisis del flujo de caja y de las necesidades de  cada una.

Y si bien los préstamos rápidos son una opción muy buena para obtener este capital necesario, también hay que considerar que conllevan un riesgo. Esto no debe ser un impedimento, sino más bien un aviso para utilizar el capital de la mejor forma posible, y así sacar un máximo rendimiento en vez de desperdiciarlo en cuestiones secundarias.

Casos en los que conviene solicitar un préstamo

Todos estos casos están enfocados en el crecimiento de la empresa, así que existe una razón de peso para endeudarse. De hecho, a veces es incluso menor el gasto originado por los préstamos que con el proveniente de los ingresos regulares porque se acelera el proceso de expansión.

  • Posicionarse en el mercado internacional. Normalmente las empresas tienen un desfasaje financiero cuando recién entran en otro mercado porque cuesta conseguir nuevos clientes, y los préstamos ayudan a suplir los gastos necesarios.

  • Comprar insumos. A veces una empresa debe comprar equipos y hacer trámites administrativos costosos para ingresar a nuevos mercados.

  • Aumentar la producción. Esto se hace contratando más personal y/o comprando maquinaria para tener una producción más rápida para satisfacer la demanda de un producto o servicio, lo que requiere de dinero rápido.

  • Crear un historial crediticio. Los bancos piden que sus clientes jurídicos tengan un historial extenso completamente limpio para otorgar opciones de financiación más atractivas. Suele ser difícil comenzar un historial crediticio en un banco, pero es más sencillo con otras entidades financieras.