Maríah Sánchez in Alojamientos turisticos Oct 19, 2020 · 1 min read · ~100

Razones para alojarnos en una casa en Menorca

Razones para alojarnos en una casa en Menorca

Aunque el marketing turístico nos suele meter en la cabeza la idea de que los destinos costeros solo son atractivos e interesantes en verano, nada más lejos de la realidad. Pongamos un ejemplo claro: la isla de Menorca, con sus playas de arena blanca y su mar azul turquesa, puede ser también la mejor idea posible para hacer una escapada en otoño o en invierno. Porque resulta que Menorca es una isla preciosa y variopinta que no ofrece solo la posibilidad de bañarse en el mar o practicar deportes acuáticos, sino también la de hacer senderismo en parques naturales crecidos por la lluvia, o incluso acurrucarse en el espacioso salón de las casas en Menorca.

Sí, sin duda el alojamiento menorquín estándar, es decir, las casas y las villas, son uno de los mayores atractivos de la isla en cualquier época del año. En el período estival nos invitan a dejar entrar la luz solar o a bañar la terraza exterior con ella, a pasear por el césped hasta el mar o a pasar horas en la piscina. En octubre, noviembre o diciembre, lo que nos atrae del alquiler de villas en Menorca son otras cuestiones similares a la antes mencionada. Porque si algo tiene el alojamiento clásico de esta isla, es que nos proporciona una sensación de hogar única.

Sin embargo, hay otras muchas actividades que podemos hacer en Menorca a lo largo de los doce meses que dura el año. No necesitamos que brille el sol para pasear por el puerto de la Ciutadella o cenar en un bonito restaurante en Fornells. De hecho, la época navideña puede incluso mejorar la experiencia de visitar los pueblos y las ciudades de Menorca. En cualquier caso, si el frío aprieta y sentimos que nos apetece resguardarnos en un entorno agradable, el alquiler de casa en Menorca siempre será una de las mejores decisiones que hayamos podido tomar para nuestras vacaciones.

Menorca, en conclusión, es una isla de contrastes que merece la pena conocer en cualquier momento; y si además nos alojamos en una villa con personas de confianza, mejor aún.