Maria Merino en Lifestyle, Educación y Formación, Conductores Global Brand Ambassador • beBee 8/4/2018 · 2 min de lectura · 1,6K

¿Que tiene el coche que transforma a la gente?

¿Que tiene el coche que algunas veces es capaz de trasformar a las personas en seres desconocidos, comportándose de una manera que normalmente no haría?

¿Que tiene el coche que transforma a la gente?

A quien no le a pasado de conocer a alguien que en el día a día es una bellísima persona , amable y educado pero cuando te subes con esa persona a SU coche parece transformarse en una persona completamente desconocida, alterándose, gritando y algunas veces hasta diciendo improperios, cuando la conducción no es como el quiere... y digo a SU coche, porque eso normalmente le pasa al que está conduciendo... los acompañantes la mayoría de las  veces observan impasibles no sea que les toque algún grito a ellos también.


Los factores que determinan en gran medida esta agresividad son las prisas y el estrés que nos acompaña a diario y  algunos aprovechen las situaciones de tensión que genera el coche para evadirse y desahogarse de sus frustraciones igual que otros hacen en el estadio de fútbol. Es una especie de catarsis colectiva: "no soy capaz de chillar en mi casa o en el trabajo y en mi vehículo me desahogo ”

El coche es parte de nosotros, es de nuestra propiedad, nuestro reino, cuando estamos dentro nos sentimos seguros, vamos dentro de nuestro tanque y que nadie se atreva a invadir nuestro espacio donde  después de unos años de conducción hemos adquirido unas normas y una manera particular de conducir, y todo aquél que no lo haga como nosotros  lo hace mal.

Si eres de los que salen corriendo en cuanto la luz verde del semáforo se enciende,  pobre del que esté delante  y no arranque a la milésima de segundo de ponerse el semáforo en verde.... ya es tu enemigo y conduce mal y eso te hace poner de mal humor y  nos volvemos intolerantes. 

Lo mismo pasa cuando vamos detrás de alguien que va mas lento que nosotros, tampoco sabe conducir, va muy lento, y te pegas a él  como queriendo empujarle y le haces luces para que corra más o se aparte, 

¿Harías esto eso mismo en la calle cuando vas caminando?, ¿te pegas a la persona que va delante de ti y le empiezas a soltar improperios para que se aparte o corra mas? ¿No verdad?, eso resultaría ridículo y mal educado.  Ahora imagina que tu eres el peatón que va delante y te lo hacen a ti, ¿Que pensarías de esa persona?.  

En la calle, de cara a la gente somos educados, guardamos las apariencias y respetamos  las normas de convivencia, pero en el coche  perdemos todos esos valores.

La conducción altera nuestro comportamiento y reconocer algunas de esas malas conductas es el primer paso para mejorar nuestro comportamiento y nuestra conducción. 

¿Cómo evitar estos estados de ansiedad y agresividad?


Para evitar estos ataques de agresividad es conveniente:

 Dejar los problemas atrás cuando estamos conduciendo.
_ Salir con tiempo, si salimos con prisas es mas probable que nos pongamos nerviosos por la ansiedad de querer llegar a nuestro destino.
_ Poner música que te guste,  la música tiene la capacidad de relajar y de hacer olvidar los problemas por un tiempo.
_ Tener paciencia cuando te encuentras con un atasco o hay mucho tráfico, eso no dependen de tí, por lo tanto no lo puedes controlar, cuanto antes lo reconozcas y asumas tal situación mejor.

_ Ser tolerantes con los demás conductores, porque no sabemos las circunstancias de las otras personas, si hace poco que conducen y no se sienten seguros, o si simplemente no les gusta correr, como dije antes, cada uno tiene su manera de conducir.
_ Y por último procurar no coger el coche cuando estamos  de mal humor, porque a la mínima explotaremos y perderemos los nervios.

Estos son los primeros pasos para mejorar nuestro comportamiento en la conducción, cuanto antes los llevemos a la práctica mejor para todos.











Maria Merino 10/5/2018 · #16

#15 Gracias por compartir Alberto

0
Alberto Galván Santana 10/5/2018 · #15

Interesante artículo. Muy bueno. Lo comparto

+1 +1
Aitor Lopez de Pinedo 8/5/2018 · #14

El efecto castillo lo llamo. Estar dentro del coche nos hace sentir seguros ya que somos nosotros quien controla el vehículo. Teniendo esto en cuenta es muy lógico que el ego suba haciendo que nuestra prepotencia salpique a los demás conductores. No se aplica ni un ápice de humildad, veo miles de conductores reprochar fallos a los demás pero sin embargo cuando el propio conductor comete dichas infracciones...aaaaah aquí no pasa nada. Luego es gracioso que cuando se tienen que bajar dos conductores a hacer los papeles de un accidente, las tensión va bajando. El cara a cara hace mucho.

+2 +2
Maria Merino 9/4/2018 · #13

#12 No a todo el mundo le pasa, a mi tampoco me pasó nunca, pero si lo he sufrido de cerca mas o menos lo que te pasó a ti y son situaciones muy incomodas.. gracias por comentar @Maria Llopis.. un saludo.

+1 +1
Maria Llopis 9/4/2018 · #12

Buena reflexión @Maria Merino. En mi caso no suelo ponerme nerviosa con el coche , pero en mi época estudiantil, conocí una chica que era muy muy callada y tímida de normal , nos turnábamos entre varios para coger el coche una semana cada uno para ir a la universidad y terminé por no ir con ella en el coche porque era brutal Su transformación agresiva, increíble , pero en cuanto bajaba le volvía la timidez repentina . Al final quedó ella sola .

+1 +1
Maria Merino 9/4/2018 · #11

#9 Enhorabuena.. te relajas con la música por eso lo disfrutas,

0
Maria Merino 9/4/2018 · #10

#8 Gracias por comentar @Isabel 🐝 Díaz Durán, así es, tal como dices, que tengas buena semana tu también... un fuerte abrazo

+1 +1
Lupita 🐝 Reyes 8/4/2018 · #9

Buen punto @Maria Merino! Apelamos al sentido común!! Y mira que a mi me gusta mucho manejar en coche y salir a carretera. Oigo música y la verdad es que lo disfruto mucho. No se me da eso de la transformación o mutación!!! :D

+2 +2