Alimentos, ¿Cómo los conservamos?


Toda la historia de la humanidad está plagada de avances en los métodos de conservación de los alimentos. Evolucionar en este área nos ha permitido mejorar nuestra salud gracias al mejor estado de los alimentos que consumíamos y nos ha librado del hambre en la mayoría de las partes del mundo.


En la actualidad, algunos aparatos como las neveras nos permiten que nuestros alimentos duren muchísimo más tiempo y que la hambruna no nos pase factura, como si lo hacia en esos tiempos. En tiempos antiguos técnicas como la salmuera permitían que estos alimentos durasen mucho más tiempo.

¿Quieres conocer cuáles son los métodos más avanzados de conservar los alimentos? 

Alimentos, ¿Cómo los conservamos?

Conservantes

Este es el primer gran grupo. Consiste en añadir químicos a nuestros alimentos para que aguanten mucho más tiempo sin contaminarse y en un buen estado.

La pega que tienen es que a muchas personas no les parecen buenos métodos en términos de salud. A la gente saber que sus alimentos contienen algún químico no les gusta e intentan evitarlo. Puede que este miedo esté bien fundamentado, pero en ocasiones está basado en el miedo. ¿Cómo diferenciarlos?

Lo cierto es que no podemos saberlo de manera sencilla. Los círculos científicos no tienen claro si los conservantes son buenos para la salud o no lo son, con que imagínate nosotros.


Tratamientos técnicos

El segundo sistema de conservación, se basa en algo totalmente distinto. Con el conseguimos que los alimentos no se contaminen con bacterias, mohos y otros microorganismos.

Estoy hablando de los tratamientos de envasado en atmósfera protectora. Consiste en sustituir el aire por otro tipo de gas.

Son tres los tipos de gases que se suelen emplear:

  • Oxígeno: Reduciendo la cantidad de éste que hay en un envase, los microbios no pueden reproducirse y terminamos haciendo que desaparezcan.
  • Nitrógeno: Este gas inhibe las reacciones de oxidación, con lo que ayuda a mantener el alimento durante más tiempo a nivel de vitaminas, colores, olores y las grasas.
  • El CO2: Tiene propiedades bacteriostáticas y fungistáticas, que inhiben el crecimiento de bacterias y mohos. Se absorbe fácilmente en agua y grasas, por eso es efectivo en la mayoría de los productos.
El tratamiento con gases aumenta la duración de los alimentos. La empresa Roca Defisan, usa un tratamiento de CO2 que sirve también para la eliminación de plagas de una forma fácil y económica