Mauricio Pineda en Comunicación y Periodismo, Estudiantes y Universitarios, beBee en Español Advanced Media Center Coordinator (CAM) de Unitec Tegucigalpa y docente. • Unitec Laurete - Tegucigalpa. 19/11/2016 · 2 min de lectura · +300

Cuando la información pasó a definir a nuestra sociedad.

http://www.pensamientosmaupinianos.com/2015/03/cuando-la-informacion-definio-nuestra.html
La mente humana posee una serie de extensiones de tipo sensorial -sentidos- que permiten a nuestro cerebro obtener de su entorno inmediato o ambiente datos para comprender la realidad que le rodea. La calidad de estos datos resultan ser vitales para la toma de decisiones de cada persona, cuanto más pronto recibamos datos de gran importancia mejor preparados llegaremos a tomar la decisión.
Cuando la información pasó a definir a nuestra sociedad.
Así podemos percibir -dentro de nuestra atmósfera terrestre- sonidos surgidos del aire gracias a los cambios de presión expresados en forma de imágenes sonoras [Concepto relacionado con la percepción. La imagen sonora es la imagen mental subjetiva que a cada persona le sobreviene ante un éstímulo sonoro], y a través de nuestro sentido audible podremos captar esos cambios e interpretarlos como sonidos, también podremos almacenarlos en nuestra memoria, y hasta relacionarlos con significados o evocaciones de cosas, hechos, eventos, e ideas. Esos cambios de presión del aire se pueden medir por la frecuencia en que las olas salen una detrás de la otra y se utiliza una escala conocida como Hertz (Herzios) para organizar su valor. Nuestro oído posee sensores que notan los cambios de la presión en nuestra atmósfera que suele estar dentro del rango de los 20 Hz hasta los 20 mil Hz.

La vista nos permite distinguir la energía lumínica o electromagnética que emite la estrella de nuestra sistema planetario a la que llamamos sol.  Las células de nuestro ojo captan tres tipos de longitud de onda; una es la banda verde, otra azul y una más; roja. Con estos podemos generar en nuestra mente imágenes visuales, y si las asociamos con la distancia; la proximidad o alejamiento, y también al movimiento o falta de éste podremos entender mejor el ambiente que nos rodea.

Y así se suman a nuestra percepción sensorial visual y audible, los distintos estímulos que capta nuestra nariz, nuestra piel, y la boca. Todos éstos son constantes y fluidos de manera interminable, pero cabe señalar que nuestros sensores naturales -los sentidos- poseen limites, poseen un alcance nativo que funciona perfecto dentro de una zona geográfica muy pequeña -como la aldea- al comparar el tamaño de las grandes ciudades con millones de habitantes. A partir de las telecomunicaciones vía satélite iniciamos una etapa a la que McLuhan llamó la "aldea global" pues los satélites de comunicación vuelven a unir a los continentes a pesar de estar separados por océanos y cordilleras.

Se parece un poco al trabajo que hacen los accesorios periféricos de nuestra computadora personal sean éstos la cámara, el micrófono, un juego de sonido -parlantes o bocinas- un teclado, el ratón, una tableta, una pantalla táctil, etc. A través de estos administramos y gestionamos los datos que se guardan en este dispositivo.

La información se podría entender como un camino de un sólo sentido por donde viajan datos o un mensaje estructurado, también como el conjunto de mecanismos que permiten al ser humano retomar los datos de su ambiente y estructurarlos de una manera determinada, de modo que sirvan como guía de su actuar. (J. Antonio Paoli)
En los procesos de información no se hace necesario evocar en común entre el emisor y el receptor, pero para motivos de emisión, distribución o hacer común los datos del ambiente deberemos organizar y codificar los términos en común.
Idalberto Chiavenato nos explica que la información es un conjunto de datos que poseen un significado, de modo tal que reducen la incertidumbre y aumentan el conocimiento de quien se acerca a contemplarlos. Estos datos se encuentran disponibles para su uso inmediato y sirven para clarificar incertidumbres sobre determinados temas. Czinkota y Kotabe, nos dicen que la información consiste en un conjunto de datos que han sido clasificados y ordenados con un propósito determinado.

Las partes del proceso de información son:
  • Emisor o fuente de información.
  • Mensaje.
  • Receptor o destinatario del mensaje.
La información posee un proceso propio de su desarrollo, resulta ser muy parecido en parte al de la comunicación, pero no son iguales ni debería confundirse uno con el otro. Ambos a partir de sus efectos sociales son vitales para la transformación constante de la sociedad.

Después del inicio de nuestros viajes al espacio las sociedades humanas han desarrollado el potencial de generar grandes flujos de  información oportuna y datos que superan y exceden la propia capacidad de movilización física, pasamos de ser desarrolladores de contenidos en soporte analógico a generar nuevos contenidos digitales.
Cuando como sociedad global pasamos de la era industrial nos movimos a otro escenario donde la información es el eje de nuestra sociedad, de allí surgió el termino sociedad de la información, es aquella en la cual las nuevas tecnologías -medios de comunicación y las TICs- que facilitan la creación, distribución y manipulación de la información juegan un papel esencial en las actividades sociales, culturales y económicas. La velocidad a la que  hoy generamos información nos ha creado la falsa percepción de inmediatez. La noción de sociedad de la información ha sido inspirada por los programas de desarrollo de los países industrializados y el término ha tenido una connotación más bien política que teórica, pues a menudo se presenta como una aspiración estratégica que permitiría superar el estancamiento social.

Seguir leyendo: http://www.pensamientosmaupinianos.com/2015/03/cuando-la-informacion-definio-nuestra.html