MdNema D.Bermejo en Comunicación y Periodismo, Redactores, Publicidad - Spots - Comerciales Publicitarios Servicio a las ventas con facturación Hace 6 d · 2 min de lectura · +100

Historias Habituales

Buenas tardes, Qué tal todo? No se por donde empezar, y/o conectores lingüístico s introductorios de los existentes utilizar, así que no se asusten si no sigue un modelo ideal.

Algunos/as hacemos uso de palabras malsonantes, con aspectos sensacionalistas y/o peyorativos, nuestra capacidad de control muchas veces se encuentra hasta el límite, para no perder los nervios frente a situaciones,y/o estados, con usos continuados de paciencia. Entran ganas de largar un “eres un/a…..,”con ganas de no volver a saber nada de él/ella. Nos afecta durante el día a día. Ya sea Con alguien esporádico,que no nos ha sido realmente agradable, educado/a, asertivo/a, paciente, respetuoso/a….ya sea con nuestro entorno familiar, amistades, colegas, con el entorno profesional,otras veces algunos/as con fundamentos poco lógicos, si uno/a lleva un mal día, suele recaer al menos adecuado/a; Y/o no se utiliza el término correcto, que no tendrían que existir etiquetas para calificar a nadie.

Hace poco una chica, fue acusada injustamente, criticada con términos los cuales hacía menospreciar su valentía, demás aspectos poco insanos. Había charlado con ella anteriormente, no me pareció nada, a las calificaciones a las que fue sometida de parte de un chico. A lo que la chica supo atender con un “zascas” de los del programa: Zapeando,personalmente, conocí a sus padres, hermanos, no lo creí apropiado. Se ha visto implicada con una presencia paterna de difícil credibilidad, ha luchado desde chiquitita, para su madre/sus hermanos, ella las más chiquitita sean respetados con una moralidad, la cual le otorga a cualquier matrimonio con hijos, constitucionalmente.Tanto ella como sus hermanos.Se enfrentaba con valentía para corregir a los desafortuitos de su padre. Denunció varios abusos, uno de ellos tocamientos con edad infantil, por parte de un extraño durante su catecismo,el segundo abuso llego con su juventud cuando apenas tenía 15/16 años, respecto a cumplir una jornada de trabajo, que no le correspondía legalmente, sometida al pago de lo que consideraba una tipa con llevarla a fiestas populares para su disfrute con el consumo del alcohol, mientras por su trabajo se desembolsaban una sustanciosa cuantía,  no fue tenida en cuenta su edad, y/o lo hicieron interesadamente, a pesar que no estaba autorizada la tipa/o por parte de la madre de la chica, ella no supo los intereses negativos, a los que le hicieron someter.  Llegó a su edad más tardía, salió airosa con sus estudios a pesar que no se lo puso fácil la tipa, tal que no aceptaba las semanas ella se quedaba con sus estudios, con su hermana para atender sus exámenes, y/o sus responsabilidades como alumna.Posteriormente empezaba su edad madurez, con el flirteo de chicos, como cualquier chico/a de su edad, no fuera de lo normal, entonces hubo alguien mayor que ella, a quien conoció desinteresadamente,  para años más tarde someterla a un control extremo, más cercano a lo