Mel Elices Agudo en Comunicación y Periodismo, Profesores y educadores, Educación y Formación Redactora de Contenidos • Madres Hoy 2/7/2016 · 1 min de lectura · 1,2K

Cuando el fútbol es más importante que la educación

El peinado de un futbolista es más relevante que el fracaso escolar

Y ya no solo el peinado. Mucha gente se ha desilusionado porque España haya sido eliminada de la Eurocopa. ¿Pero a quién carajos le importa que el índice de fracaso escolar de nuestro país sea uno de los más altos de Europa? Desgraciadamente, a muy pocos. Vivimos en un país donde los políticos piensan más en que su equipo preferido gane la liga que en proponer proyectos para cambiar el sistema educativo "tan genial" que tenemos. Vivimos un país en el que una gran parte de la gente se enfada más porque a un jugador le hayan sacado tarjeta roja y ya no pueda estar en el partido que porque chicos y chicas realmente jóvenes abandonen las aulas con una edad increíblemente temprana. 

"A mí, mientras no me quiten el fútbol todo va bien". 

¿Todo va bien? ¿Cómo es posible que todo vaya bien cuando cientos de niños han dicho en más de una ocasión que se aburren al ir a clase y afirman sentir que no aprenden nada útil en las aulas? La educación debería ser un proyecto de todos, un proyecto de toda la sociedad. No de unos pocos. ¿Qué quiero decir con esto? Pues que de poco va a servir si somos los de siempre los que estamos luchando porque el sistema educativo actual se elimine y se diseñe otro completamente nuevo. La educación, es cosa de todos, y por lo tanto, todos deberíamos poner nuestro granito de arena. Pero claro, es mucho más fácil decir... "a mí, mientras no me quiten el fútbol todo va bien"... 

Cuando el fútbol es más importante que la educación

¿Y quién se va a ocupar de la educación española? 

¿Un partido que rechaza la filosofía, la educación artística y al música? Pues lo llevamos claro. En referencia a los demás, sus programas tampoco es que sean muy espe