Mel Elices Agudo en Vocación docente, beBee en Español, Educación y Formación Consultora Educativa para docentes • Mel Elices Educación Digital 8/3/2018 · 1 min de lectura · 1,1K

¿Estudiantes vagos o docentes desmotivados?

¿Estudiantes vagos o docentes desmotivados?

Hace ya unos días, me encontraba leyendo tranquilamente foros educativos para ver cómo estaba el panorama. Navegando por los diferentes temas de discusión llegué a un hilo en el que un profesor de secundaria había afirmado que la culpa de que no se diera un adecuado proceso de aprendizaje era únicamente de los estudiantes. Expresaba que ellos solitos tenían que tener la capacidad de adquirir los conocimientos y de memorizarlos. Y terminaba su intervención diciendo que a él le habían contratado como experto en una materia no como animador.

Los que ya me conocéis y lleváis algún tiempo leyendo comprenderéis mi reacción al leer tal comentario de la vieja escuela. Y no solo de la vieja escuela sino que sus letras estaban cargadas de odio y ofensas a lo que podía venir siendo el concepto de “Otra escuela es posible”. Por muchas veces que lea o escuche este tipo de afirmaciones no puedo evitar sorprenderme como el primer día. No puedo evitar negar con la cabeza y preguntarme qué es lo que hace esa persona trabajando en un centro educativo y cómo las que verdaderamente viven la enseñanza con vocación y pasión están en la calle.

Desgraciadamente, no es la primera que se dan este tipo de comentarios. Seguramente, vosotros también habréis oído alguna vez eso de… “es que mis estudiantes no aprenden” “es que tengo la peor clase porque sacan muy malas notas” “es que los alumnos de hoy en día están muy mal educados y no tienen disciplina” “ese estudiante posiblemente tenga alguna dificultad de aprendizaje porque no se entera”. Aunque me cueste mucho reconocerlo, ese es el camino sencillo que muchos docentes adoptan ante determinadas situaciones. ¿Acogerse a la ley del mínimo esfuerzo? Sí. Y siento que suene crudo, pero hay profesores que miran hacia a otro lado y prefieren culpar a los estudiantes del mal rendimiento del aula.

Hay docentes que ni siquiera saben lo que es la autoevaluación. Ni siquiera piensan en si han dado lo mejor de sí mismos en clase. Ni siquiera reflexionan sobre si han conseguido motivar y fomentar el interés del aprendizaje en los alumnos. Y no lo hacen por el simple hecho de creer que eso no son cosas suyas. De que ellos imparten la asignatura, transmiten los conocimientos y mandan ejercicios a los estudiantes para reforzar lo aprendido. Ellos únicamente se consideran oradores y expertos en una materia y se escudan en “no, yo no voy a adaptarme a los alumnos. Son ellos los que se tienen que adaptar a mí”. Como podréis suponer se trata de un pensamiento anticuado, obsoleto y con dificultades para comprender cómo debería ser la educación actual.


OS INVITO A SEGUIR LEYENDO MI POST AQUÍ. 

¿QUERÉIS FORMAR PARTE DE UNA COMUNIDAD EDUCATIVA DIFERENTE EN FACEBOOK? PODÉIS HACERLO AQUÍ




Para mantener la atención de los adolescentes hay que saber de que les interesa actualmente, desde lo que ven, escuchan y hacen fuera de la escuela, meterse un poco en su mundo y ponerse en sus zapatos de vez en cuando, tengo 29 años de convivir con ellos compartiendo mis conocimientos y experiencia en el área de las matemáticas, no es fácil, por supuesto, pero se puede lograr poniendo un poco de atención en sus actitudes.

+1 +1

Uf Mel. Que voy a contarte. Deseaba con todas mis fuerzas que el cambio beneficiará a mi hijo. En el instituto ya penden de nuevo las medallas de su cuello, lo peor que empieza a creerse que es culpa suya.

0

Hay de todo @Mel Elices Agudo. Estudiantes paseantes de libros y docentes con temarios temerarios. La pregunta del millón es: ¿Quién se involucra? Aunque la respuesta sea que siempre son los mismos/as, lo cierto es que merece la pena. Abrazos con lazos!!!!

+2 +2