Mel Elices Agudo en Vocación docente, Profesores y educadores, Formadores/Capacitadores Consultora Educativa para docentes • Mel Elices Educación Digital 25/7/2018 · 1 min de lectura · +800

La actitud del maestro es clave para aprender

Hay quién dice que son los estudiantes los que al entrar en clase tienen que motivarse ellos solos. Hay quién dice que la actitud del docente no influye para nada en el proceso de aprendizaje de los los alumnos. Y hay quién dice que lo único que tiene que hacer un profesor en clase es ser un buen orador y transmitir los contenidos que marcan en las programaciones del centro. Obviamente, yo tengo una opinión totalmente distinta a esa: yo creo que la actitud del maestro es clave para motivar a los estudiantes.

Estudiantes que sí quieren aprender y descubrir

En España tenemos uno de los índices más elevados en lo que se refiere al fracaso y abandono escolar. Pero está claro que esos datos no son suficientes para intentar probar a enseñar de forma diferente. Ni para transformar un sistema educativo que nos ha dado más desgracias que alegrías. Una gran parte de los estudiantes de nuestro país confirman que están desmotivados, desilusionados y que han perdido el interés por aprender. Incluso escriben breves artículos en periódicos preguntándose si es tan complicado encontrar un maestro que les inspire.

La mayoría de niños que entrar a primero de educación primaria, lo hacen con unas ganas increíbles de conocer cosas nuevas. Llegan con ilusión y emoción por aprender y esperan con toda su esperanza que sus maestros les guíen en el camino. Es en ese momento cuando los docentes tienen que sacar lo mejor de sí mismos para motivar a los estudiantes. Es en ese momento cuando los profesores tienen que empatizar y comprender a los alumnos. Sin duda es el momento de fomentar el interés, la creatividad, la imaginación y la expresión de emociones.

La actitud del maestro es clave para aprender

No todos los maestros lo son por vocación

Pero por desgracia, no todos las personas que se dedican a la enseñanza son maestros de corazón y auténticos. Hay quién se dedica a estar en una silla impartiendo únicamente una materia y a corregir exámenes. Y ojo, no se le puede pedir más porque puede que se enfade y se ofenda. Todavía hay profesores que se creen que la educación tiene que ser tradicional, autoritaria y disciplinaria. Es decir, un espacio donde la ilusión, el sentido del humor, la sorpresa y la creatividad (podría citar más cosas, claro) no son bienvenidos. Un espacio rígido, excesivamente estricto, inflexible y que no puede cambiar.

Por mi parte, os voy a poner dos ejemplos que para mí son increíblemente importantes para entender por qué es tan relevante la actitud de los docentes en clase. Espero que vosotros también lo comprendáis bien y me digáis qué pensáis sobre ello.

                                               ¿Te está gustando el artículo? Puedes leerlo completo pinchando aquí



Mel Elices Agudo 26/7/2018 · #2

#1 Gracias a ti por leer siempre mis posts. Me encanta lo que has dicho. A más actitud más actitud. ¡Te copio la cita, @Jose Vicente Soldevila Puchol! :D

+1 +1

A más actitud más altitud. Gracias @Mel Elices Agudo por tu post y por recordarnos que quien enseña aprende como mínimo dos veces.

+2 +2