Mel Elices Agudo en Profesores y educadores, Formadores/Capacitadores, Educación y Formación Consultora Educativa para docentes • Mel Elices Educación Digital 3/12/2018 · 1 min de lectura · +900

Sin educación emocional los sobresalientes están vacíos

Después de tantas investigaciones. De tantos expertos en educación explicando que el expediente académico es una medida obsoleta que no debería etiquetar a los estudiantes. Después de que el jefe de Relaciones Públicas de Google, el señor Laszlo Bock, gritara a los cuatro vientos que haber sacado un montón de sobresalientes y matrículas de honor en la universidad no te habilita a desempeñar un trabajo, todavía algunos los centros educativos, siguen erre que erre. ¿De verdad los sobresalientes tienen que ser tan importantes en los colegios?

Hay centros educativos siempre tienen en cuenta lo mismo. Y es una pena

Siempre siguen con su misma metodología. Con sus mismos recursos, con sus mismos programas y con ninguna intención de cambiar algo y salir de lo que es “tradicionalmente correcto”. Hoy, desde educación primaria, los alumnos tienen que someterse a los temidos exámenes, pruebas anticuadas que intentan valorar si se ha adquirido bien los conocimientos de una asignatura. ¡Cómo si los exámenes fueran la única herramienta para saberlo!

El sistema educativo lo único que valora y tiene en cuenta para pasar al siguiente curso, son los números: un estudiante ha sacado sobresalientes en todas las materias pero ha tenido malos comportamientos en el aula. No ha mostrado ningún tipo de compañerismo ni solidaridad con los demás y no ha sabido gestionar sus emociones. Pero oye. Muy bien. “Promociona y nos vemos el año que viene”. Ahí queda eso.

Sin educación emocional los sobresalientes están vacíos

¿Aprobar los exámenes es lo único que importa?

Desde pequeños muchos centros educativos incitan a los niños a estudiar y a aprobar los exámenes. Les mienten diciendo que con eso será suficiente. Y sí, estoy de acuerdo, puede que sea suficiente para no repetir curso y para ir superando cada etapa educativa. Pero, ¿y después qué? Muchos estudiantes salen de las universidades con un expediente académico de sobresaliente y no tienen ni idea de qué hacer. Y no sólo eso, si no que no tienen las habilidades necesarias para entrar en el mercado laboral.

Hablemos de la educación. Un alumno ha decidido estudiar magisterio y ha sacado muy buenas notas en la carrera y los docentes están encantados con él. En el momento de hacer las prácticas en un centro educativo, los tutores encargados de su formación dicen que no está haciendo bien las cosas, que para trabajar con niños hay que adoptar una actitud positiva y creativa. Que hay que ilusionarse con la enseñanza y dar lo mejor de cada uno.

Pero no hay que olvidar que ese alumno, ha obtenido las mejores calificaciones en las asignaturas. Sin embargo, otro estudiante, que ha ido renqueando con las notas, llega al centro de trabajo y se muestra encantado, capaz de trabajar en equipo, teniendo en cuenta las emociones de los compañeros, de los niños y de los padres, y dispuesto a seguir aprendiendo y disfrutando con la experiencia. ¿De que sirve ser un estudiante modelo en cuanto a expediente académico se refiere si no se es capaz de ser una persona tolerante, respetuosa, creativa, con ilusión, inspiración y comprometida con sus valores?

Para seguir leyendo el post, puedes pinchar a pinchar aquí 

¡IMPORTANTE!

Aprovecho para contaos algo que me hace muchísima ilusión: he lanzado mi guía de educación emocional para familias que incluye actividades y dinámicas para hacer con peques de 1 a 11 y un montón de cosas más. Podéis conseguirla pinchando en este enlace. ¡Espero que os resulte útil! :)