Miguel Perrotta en Ingenieros y Técnicos, Mantenimiento, Logística y Operaciones Subgerente de Mantenimiento 9/11/2016 · 2 min de lectura · 1,3K

Gestion del mantenimiento en tiempos de escasez

   La falta de insumos es decir repuestos, lubricantes, y partes destinadas a un cambio constante complican las tareas de mantenimiento, esto es agravado por una mentalidad obsoleta y obtusa de que estas tareas son innecesarias. El problema principal de esta mentalidad es que el costo real de las maquinas supera ampliamente el valor de las actividades de mantenimiento, la suma de todos estos factores crea un verdadero dilema a la hora de administrar el mantenimiento, desde el punto de vista actual las tareas de carácter preventivo son la mejor opción ya que con esta se pueden alargar un poco la vida útil de las partes como correas, rodamientos y ruedas dentadas, lo que da un margen para su búsqueda y obtención en el mercado, las tareas de carácter predictivo evitaran más fallas que la anterior pero requieren de un férreo control estadístico y de una disciplina que es poco encontrada en Latinoamérica tanto en el nivel de mano de obra como gerencial sin embargo su aplicación no deja de ser necesaria y útil en el marco actual pero sus dificultades pueden asustar a muchos gerentes, por último se encuentra el TPM siendo realistas esta modalidad es imposible de aplicar en la situación actual, no solo en la pequeña o mediana industria las grandes corporaciones que operan dentro del país les ha sido imposible aplicar esta modalidad que es tan común en Europa, Asia y Estados Unidos, por los mismos problemas antes descritos, esta situación lleva irrevocablemente a que las actividades se vean mermadas por la constante aplicación del mantenimiento correctivo el cual al nivel actual es más inefectivo de lo usual por la falta de materiales para fabricar o reponer las piezas dañadas lo que por supuesto crea retrasos en la cadena productiva y en casos particulares amenazas y bravuconadas del gobierno, la previsión que posiblemente pudiera ayudar a este tipo de mantenimiento es nula y se ve afectada por la inestabilidad presente en todos los niveles industriales. La aplicación de las 5S está un poco más cerca de la realidad pero el nivel de disciplina y educación de la mano de obra y gerencia sale a la luz nuevamente como un grave problema estos vicios son inherentes y tienen un largo historial en la sociedad sudamericana, sin embargo existen destellos de genialidad que han logrado resolver estos problemas no con facilidad pero si con determinación y constancia, estas tareas que son generalmente tareas de segundo plano(es decir tareas que se hacen sin notarlas) en la vida cotidiana (o deberían serlo) tienen una pendiente muy cuesta arriba para su aplicación en las áreas de trabajo ya que el personal no se sienten emocionalmente ligadas a su lugar de trabajo esto es culpa no solo del personal la culpabilidad es compartida por el dueño y sus socios, la idea es aplicar estándares y modalidades de mantenimiento que han sido probadas en otras partes del globo, no es la búsqueda de responsables ni una caza de brujas que resulte en despidos masivos la idea es conseguir la mayor rentabilidad posible lo que a la larga se traducirá en mayores remuneraciones, no olvidemos que la única razón por la que los deportistas profesionales reciben salarios tan “altos” es que los dueños y ligas generan mucho capital, este detalle es pasado por alto por todos, quiero decir con esto es que si se trabaja duro por un fin en el que todos se enfocan resultara en ganancias para todos, el mantenimiento es trabajo de todos y aportara beneficios a todos. En el mercado actual donde la competencia es sinónimo de una economía saludable la mano de obra deja de ser el valor a reducir y este es reemplazado por el mantenimiento el cual en empresas altamente especializadas y exitosas como Toyota o Ferrari marca la diferencia y las hace resaltar entre los distintos competidores. En resumen aplicar el mantenimiento preventivo sería lo mejor para sobrepasar los obstáculos que puedan presentarse este no debe trabajar solo, tiene que estar orientado hacia las tareas de carácter predictivo y secundado por un programa de mantenimiento correctivo sin dejar que este se haga constante, estas tareas requieren de mucha retroalimentación y capital en su principio pero una vez superado los miedos y dificultades iniciales el éxito está casi garantizado, no hay que descartar el TPM pero su aplicación debe ser seriamente sopesada, siempre pensando en la realidad, no debe ser aplicado por mero capricho ya que seguro fracasara creando desconfianza lo que fortalecerá la vieja manera de pensar. No planeo que esto sea una guía solo una lista de los problemas que vencer para aplicar buenas técnicas de mantenimiento en las situaciones actuales.


Gestion del mantenimiento en tiempos de escasez