¿Merece la pena reformar un piso de alquiler?

¿Merece la pena reformar un piso de alquiler?


Muchas personas que viven de alquiler no se sienten del todo a gusto con la vivienda, y les gustaría cambiar algunas cosas.

A pesar de que, siempre hay que pedir permiso al propietario o propietaria de la vivienda, hacer una reforma, por pequeña que sea, será un coste del inquilino.

Algunos inquilinos consiguen llegar a acuerdos con sus propietarios para que paguen la reforma, o que paguen una parte, ya que el beneficio del aumento del valor de la vivienda finalmente será para él.

Pero esto no es así siempre, y es entonces cuando llegamos a esta pregunta, ¿merece la pena hacer una reforma estando de alquiler?

Pequeños cambios para reformar un piso de alquiler

Como recomendación personal, te aconsejo que no te embarques en una gran reforma. Por más que pienses que es algo que vas a disfrutar tú.

Con pequeños cambios que hagas en la vivienda puedes verla mucho mejor, y ahorrarte ese dinero para un beneficio futuro para ti.

Por ejemplo, puedes pintar las paredes, cambiar las lámparas, e incluso pintar puertas, ventanas o muebles (siempre con un permiso previo).

Pero realizar cambios más grandes en una vivienda temporal, como poner parque, tirar o levantar tabiques, o cambiar los muebles de la cocina, puede suponer una gran pérdida de dinero.

Por qué no es rentable hacer una reforma viviendo de alquiler

Si no existiese la alternativa de la compra, únicamente tendríamos que valorar durante cuánto tiempo se va a amortizar esa inversión que hemos hecho en la vivienda de alquiler.

Pero precisamente cuando decimos que no es rentable, es porque lo comparamos con otra opción mejor.

Cuando hacemos una reforma en una vivienda de propiedad, no solo aumentamos el valor de la vivienda, sino que podemos solicitar productos financieros con mejores condiciones.

Es decir, solicitar un préstamo hipotecario con la garantía de nuestra propiedad. Esto hace que no tengamos que hacer ninguna inversión inicial, a cambio de aumentar de forma insignificante la cuota mensual de la hipoteca.

Si queremos vender la vivienda, se recupera la inversión que hayamos hecho en la reforma. Y si no queremos venderla, vamos a poder disfrutar de por vida de esa vivienda, que es nuestra.

Es por este motivo que, hacer reformas en un piso de alquiler va a ser como regalar el dinero al propietario del inmueble.

Infórmate para saber si podrías acceder a comprar una vivienda, porque de esta forma, las inversiones que realices en reformarla van a ser mucho más rentables.