Nicole Dumitriu en Comunicación y Periodismo, beBee en Español, Administrativos Limpiadora • Dievsa 12/10/2016 · 2 min de lectura · 2,8K

¡¡¡HELADOS!!!

¡¡¡HELADOS!!!

Para algunas personas comer helados puede convertirse en una adicción en toda regla. Lo digo por propia experiencia…Y no es que me zampo algún helado de vez en cuando…noooo, yo me paso de la raya siempre. Así que… dos al día, y si son bañados en chocolate mejor aún. Muchos creen que se puede tomar helado solo en verano…pero yo he descubierto que también es bueno en invierno.

Algunos van a preguntar: ¿Helado en invierno? ¡Si, se puede! Y, no solo eso; además, tiene sus beneficios… Que no sea una práctica común no significa que no sea positivo. ¡Lo es!

¿Por qué?

1. Después de hacer deporte (yo no me incluyo – vergüenza debería darme) puedes comer un helado, esta es una muy buena opción para recuperar la glucosa que te da la energía que has consumido con la actividad física.

2. Cuando hay inflamación en la garganta muchos médicos recomiendan consumir helado, de esta forma se ayuda a desinflamar la zona y cicatrizar las posibles heridas (¡¡¡bonita excusa!!!)

3. ¡¡¡Importante!!! Comer helado está asociado con la disminución del estrés y el aumento de la felicidad gracias a la liberación de dopamina que se da en el cuerpo al consumirlo.

4. El calcio que contienen los helados a base de leche y yogurt ayuda a que los huesos estén más fuertes.

¡¡¡HELADOS!!!

-No debemos despreciar tampoco los helados que vienen con coberturas de chocolate (¡¡¡Bien!!!) ya que, aunque son más energéticos, tienen también otras ventajas, como los ácidos esteárico y oleico, que contribuyen a que no aumenten los niveles de colesterol. Los que tienen además cobertura de frutos secos proporcionan omega 3, fibra y otros nutrientes positivos. Ojo, eso sí, con la ingesta de helados elaborados con aceites de palma y similares.

5. También aumenta la energía. El helado es un alimento rico en hidratos de carbono: una porción de media taza de helado contiene alrededor 15 gramos de carbohidratos. Además, esa misma porción contiene cerca de 7 gramos de grasa y 2 gramos de proteínas, por lo que se trata de alimento con alta densidad energética. El helado es una buena opción si el objetivo es aumentar la energía o subir de peso (¡¡¡Ojo!!!).

6. Aunque no lo creas, el helado es fuente dietética de varios minerales. No solo es rico en calcio y fósforo, sino que aporta valores importantes de vitamina A, C, D y E, así como la tiamina, niacina y el ácido fólico. Aunque en menor cantidad que las vitaminas anteriores, el helado también contiene vitamina K determinante para la salud de la sangre.

7. Reduce el riesgo de infertilidad femenina. O eso han reflejado los investigadores de la Universidad de Harvard. Aseguran que el helado reduce el riesgo de infertilidad femenina ya que el consumo de lácteos enteros beneficia la ovulación.

8. Mantiene los virus a distancia en especial la gripe. Ya sé que suena raro pero el helado se derrite rápido, se adapta a la temperatura interna y llega al esófago a una temperatura óptima.

9. También reduce el riesgo de tener hipertensión arterial. El mérito se lo lleva la leche rica en calcio, potasio, magnesio y sodio. Si prefieres los helados bañados en chocolate, la buena noticia es que los flavonoides del cacao reducen la inflamación de las arterias.

Y como siempre, también hay algunos “pero-s”. Claro que no todo es color rosa. Lo que hace tan deliciosos a los helados tiene su lado negativo, sobre todo si son consumidos en exceso.

1. Este tipo de alimento es rico en grasas y más del 10 por ciento de su contenido es justamente grasa proveniente de la leche, incluso, algunos helados pueden alcanzar cifras del 16 por ciento. Usualmente, son grasas saturadas que consumida en dosis importantes representa un peligro para el aumento del colesterol (supongo que eso pasa si te comes 10 helados al día).

2. Se recomienda el consumo de helado con moderación pues su alto contenido de azúcar puede empeorar las afecciones de la diabetes.

3. Para el tipo de personas que sufren de intolerancia a la lactosa, comer helado puede ser un tormento pues puede causar problemas digestivos, por lo menos así lo consideran una serie de investigaciones. Aunque hoy en día los fabricantes de helados han pensado en este segmento de la población y en el mercado hay productos sin lactosa.

¡¡¡HELADOS!!!

Así que…ahora ya sabéis porque me gustan tanto los helados. Y seguiré comiendo helados…hasta que tenga 80 años(a no ser que mi médico de cabecera me lo prohíba a punta de pistola jajaja).



Itziar Ruiz López 13/10/2016 · #8

@Ana Elisa Llera todos los beneficios del helado y con buena compañía mejor :)

+4 +4
detapitasenlacalle .. 13/10/2016 · #7

Gracias Nicole...tu post me ha dejado muy tranquilo!!!!!

+4 +4
Hugo Chinchilla 13/10/2016 · #5

¡Mi reino por un helado! Mire mi amor @Fabiola Fuentes, ahora explíqueme por qué ya no hay helado en nuestra casa, saltémonos la dieta ¡Un poquito de por favor! Jejeje.

+4 +4
Mamen Delgado 12/10/2016 · #4

Mamma mía, me voy derechita al congelador a por un helado a tu salud @Nicole Dumitriu!!! 😘

+6 +6
Isabel Díaz Durán 12/10/2016 · #3

También soy fan de los helados!!!! para mi son tan válidos en invierno como en verano. Debo confesar que no sabía que tenían tantas buenas propiedades, y comparto tu idea: no pienso dejarlo a no ser que le médico me lo prohíba y si eso sucediese pues creo que me saltaría su prohibición de vez en cuando! Un saludo Nicole

+5 +5
Luizia Patrício 12/10/2016 · #2

Hummm muito bom! C certeza

+4 +4
Carlos Souza Ribeiro 12/10/2016 · #1

Olha ai que delicia @Luizia Patrício , após o nosso piquenique, podemos saborear esta delicia de sorvete

+4 +4