Oscar Darío Rivero Gálvez in Estudiantes y Universitarios, Entrepreneurs, Recursos Humanos Asistente de Cultura y Clima Organizacional 9/5/2020 · 2 min read · 5.0K

La organicidad dentro de las empresas

La organicidad dentro de las empresas

Hace unos días vengo escribiendo sobre una Etapa del Desarrollo en la que se dan varios e importantes cambios para la vida del Ser Humano. Ésta que es parte de una oportunidad situacional me sirvió para refrescar lo que en mi época de aprendiz, en mis clases de Psicología, presumía con el interés para que mis pares puedan darme debate y ponerme en claro algún sesgo narcisista. Ya que en cualquier interacción la tendencia del organismo a rebasar cualquier crisis y adaptarse no es una excepción. 

Este patrón en el que por medio de dimensiones y factores se presenta es parte de una lectura de los estados reales en las empresas empero son pocos los que disciernen para llegar a su comprensión. Sin embargo hecho un salvavidas para no dejar morir esta idea y es que mientras más integrado esté a nosotros cierto aspecto o forma de ver el mundo mejor comprensible será y no decaerá en perdida de tiempo. Hoy un poco triste les digo que muchos empresarios, sea de la administración pública o privada se han olvidado de su etapa Adolescente y no han aprendido a controlarla para las futuras generaciones.

En la actualidad la dimensión socioemocional está repercutiendo grandemente en la etapa de evolución de las empresas, esta autoridad que tienen los padre es asumida por el Ejecutivo para transmitir la implicancia de un sector sanitarios desabastecido y en emergencia por la creciente de casos. También la población en general ha hecho sentir que por más que existan cosas peores como el hambre su vida no puede estar prendida de un libertad que puede ser postergada e incluso in visibilizada por la vida misma. En tiempo oportuno algunas empresas supieron responder de la manera más profesional; algo que solo se manifiesta cuando la maduración es la adecuada. Otras dejan mucho que desear.

El gobierno, el papá de todo el estado nos da cifras, indicadores, números, alcances, repercusiones, pruebas objetivas de que la situación actual es negativa para nuestro amado País e implora que podamos realizar algunas variaciones en nuestros hábitos y comportamientos. Sin embargo algunas empresas lo primero que hicieron fue cesar a sus trabajadores, las AFPs no asumieron responsablemente la desafortunada coyuntura, algunos bancos solo pusieron un letrero de "Atención de 10 am a 2pm", y ciertos políticos abandonaron sus puestos y desampararon su deber. ¿Qué cognición hemos formado de esta situación que pide participación?

Hace unos mese atrás falleció un alto mando del ejercito y pasante ministro bajo causas no publicadas. A la fecha la cifra de fallecimientos a crecido abruptamente. En tan solo unos días la condicionante de las fuerzas del orden son todo lo que nos queda para disminuir el ritmo del contagio mientras que en los centros hospitalarios no solo el Médico corre riesgo ¿Pero qué estructura aguanta tanto? Si ni siquiera podemos contar con respiradores y los suministros de seguridad anti bacteriana no están al alcance de quienes dar el todo por el desarrollo.

Estamos pasando por una etapa que me atrevería a llamar adolescencia ya que la adultez que tenemos nos a apocado. Nuevamente el discurso de las derechas y las izquierdas. Nuevamente el aprovechamiento de la situación. Ahora el País necesita proactividad de parte de todos; tenemos que sacar a ese adolescente saludable que todos llevamos dentro y no prestar atención a alguna postergación. Necesitamos ideas nuevas, sostenibles y de bajo costo para volver a enamorarnos de nuestros intentos por conquistar un País que se merece todo y poner el pie en nuestra pachamama para volver a su vientre.

Necesitamos que todos los estímulos posibles estén centrados en no detener este desarrollo. No critiquemos, construyamos opciones ante los errores.