Oscar Darío Rivero Gálvez in Estudiantes y Universitarios, Entrepreneurs, Recursos Humanos Asistente de Cultura y Clima Organizacional May 12, 2020 · 2 min read · 5.2K

La triple A: determinante en el desarrollo de la Identidad.

La triple A: determinante en el desarrollo de la Identidad.

Algo muy característico en la psicología es la selección sistemática que esta tiene para los constructos disponibles. Hace más de 100 años la posibilidad de encontrar relación de la dinámica orgánica con algo distinta a esta fue un hecho que puso a muchos investigadores bajo la lupa del acoso por parte de profesionales reconocidos de ese entonces, de alguna manera la carrera científica estaba aún sujeta a la disponibilidad económica marcada por las clases y el contagio de ciertas posturas era más que necesario una estrategia de posiciones. 

En la actualidad existen muchas maneras de llamar a determinada cadena de funciones, por ejemplo uno de los indicadores más importantes en el desarrollo del individuo es la Identidad que parte de la manera característica que diferencia a uno de otros. Sin embargo también existe el termino "Autodeterminación" que no yendo lejos o siendo participe de la extinción de la sinonimia indirecta tiene consonancia con este último. El problema sería ¿Cual de estos términos representa mejor a la definición. 

Al igual que este ultimo ejemplo podemos advertir que el constructo "Personalidad" tiene más de un centenar de definiciones; desde la romana que encierra una conceptualización de las marcaras de los arlequines, pasando por Freud bajo un tinte de subjetividad, la de Allport o Adler que posibilitan un entendimiento mejor elaborado y la más reconocida por parte de los conductistas como Skinner que agrega lo sustancial en cuanto al estudio de la misma: La conducta. 

Pero si nos ponemos a reflexionar sobre esta capacidad individual y relativamente diferenciada de otras considero inteligente suponer que la misma es distinta en tres dimensiones del Desarrollo Humano. El ¿Cómo me defino?, ¿Cómo me veo a mí mismo? y el ¿Cómo me siento conmigo mismo? no separan la resolución de este más bien la retroalimentan y encausan una mejor "auto..." así es; una mejor manera de calificarse a si mismo.  

En el mundo al estar en constante interrelación con los múltiples estímulos del contexto no solo estamos vulnerables a cambiar alguna manera de pensar, de ver las cosas o de sentirse sobre algo sino que este estímulo puede tener un impacto tan fuerte en nuestro ser o configuración de personalidad que la manera de calificarse así mismo cambia; lo que no puede cambiar es nuestra corporalidad, la manera en la que nuestro físico se expresa ante determinado suceso, nuevamente la conducta que se presenta después de determinado estímulo. 

Tres "A" son importantes para reconocer nuestro si mismo. La auto imagen es reconocer no solo la particularidad de nuestro rostro, sino también no que no nos gusta de él y luego la capacidad de aceptar lo que se tiene. Ese es el inicio de la determinación de uno mismo. Esta primera forma desencadena una particular forma de coexistir y es justamente en esa solución que las particularidades tendrán nuevamente un choque con las otras particularidades que en un primer momento, por el simple hecho que no podemos estar aislados a las situaciones de interacción, nos generaran un impacto emocional y luego una potencial reparación del mismo.

La autoestima puede trasladarse a una conceptualización de la misma sin embargo este resultado pasa antes por la movilización de contenidos afectivos personales, individuales y aprendidos con respecto al sí mismo en nuestras primeras interacciones con nuestro contexto (acá me refiero a la familia, los amigos del jardín y escuela; aún no teníamos en este tiempo la capacidad de desarrollar un pensamiento abstracto necesario para un concepto propio sustancial). Esta nueva alternativa representa un rose con las emociones que ya me causaba lo que hasta el momento se tenía. Sin embargo su concretización armónica genera una estima propia que no es debilitada por la de otro (independientemente de la maduración de este otro).

Al final es necesario formular un concepto que no siendo el más maduro es el simiente para el desarrollo de una calificación de uno mismo saludable. Es la forma del fondo del asunto ya que es visible no solo para los esquemas que pertenecen a la influencia externa sino que sobre todo representa para uno mismo una constante en la determinación de múltiples variaciones de mi conducta. No necesariamente perenne en el tiempo ya que cada etapa trae consigo una serie de aprendizajes necesarios e impostergables pero sí resolutivos de un conjunto de estímulos que sobreponen la estabilidad y el bienestar del individuo. 

A cierta edad actuar u omitir el acto es un determinante para la maduración y desarrollo del Individuo. ¿Esto creará una tendencia?