Oscar Montejo Rodriguez en Motivación, Coaching, Educación y Formación Mozo de almacén 30/9/2016 · 1 min de lectura · 1,1K

DEJANDO HUELLA

DEJANDO HUELLA


A medida que crecemos, toma importancia una idea que durante gran parte de nuestra vida pasa desapercibida: ¿Que legado voy a dejar cuando no esté?. 

Nuestra vida es sólo un suspiro muy pequeño dentro de la historia, casi imperceptible. Millones y millones de seres humanos han pasado por ella y sólo unos pocos han sido recordados entre generaciones. Algunos por actos maravillosos y otros justo por lo contrario. Hay diversas formas de dejar huella en nuestro paso por el mundo, eso está claro.

Muchos se conforman con que su huella quede en su entorno más cercano. Hijos, amigos o familiares tendrán en su memoria todo tipo de recuerdos, y esos recuerdos mantendrán viva la llama de aquel que se fue. Tal vez en dos o tres generaciones esa huella se disipará como si de arena se tratase.

Otros, en cambio, son más ambiciosos, y buscan que su legado permanezca durante mucho más tiempo. Normalmente suelen llevar una vida de índole artística, deportiva o humanista. En vida serán ídolos y a través de los años seguirán siendo recordados por su obra.

Del mismo modo, aquellos que obtienen una posición de poder político capaz de influir en la historia viva de un pueblo, mantendrán su huella mucho más presente a lo largo de los años, si bien no siempre de un modo positivo. Hay muchos ejemplos de este grupo, ¿verdad?. Marcarán el devenir de la historia con sus decisiones.

En resumidas cuentas, siempre dejaremos huella, por pequeña que creamos que será. La cuestión es decidir la profundidad de la misma y sobre todo, si será creativa o destructiva.

Soy de la opinión que somos seres creativos ante todo, a pesar de disponer también de la mayor capacidad de destrucción jamás vista en la larga historia del mundo. Puedes elegir en que lado ponerte. Por lo que a mi respecta, vivo creando todo lo que puedo. Desde mi propia vida hasta en todos esos aspectos que influyen en quienes me rodean. Es pronto para saber que huella quedará de mi paso por el mundo, pero lo que tengo muy claro es que buscaré por todos los medios una huella llena de amor, respeto, sentido del humor y ayuda a quien quiera ser ayudado.

Tal vez sea un intento demasiado grandioso o puede que ilusorio por mi parte pero aún tengo tiempo. Y mientras llegue ese día, tacita a tacita, creando en vez de destruir, y con la ilusión que mi paso por este mundo tiene un claro sentido. El tiempo me dictará cual es.

¿Cual es tu huella? ¿Lo has pensado ya?


#1 Lo cual te magnifica, Serafin ! Pero bien sabes que no todos piensan asi.... Gracias por leerme!

+1 +1
Serafin Garcia nache 30/9/2016 · #1

Hay dos formas de dejar huella y pasar a la historia,construyendo o destruyendo.yo prefiero la primera claro està.

+1 +1