Oscar Montejo Rodriguez en Motivación, Coaching, Educación y Formación Mozo de almacén 1/10/2016 · 1 min de lectura · +200

LAS CUATRO REGLAS BÁSICAS PARA ENTENDER EL KARMA

LAS CUATRO REGLAS BÁSICAS PARA ENTENDER EL KARMA


El karma se ha convertido en un concepto muy utilizado hoy en día. Hablamos de él casi siempre cuando algo negativo nos ha ocurrido, principalmente por culpa de otro. Algo así como decirle a un niño... "que viene el coco... Uhhhhhhh".

Y nada más lejos de la realidad. El karma proviene del hinduismo aunque posteriormente otras religiones como el budismo lo adoptarían en su doctrina. Viene a significar una energía invisible que proviene de los actos de las personas. 

El karma, como tal, no es ni bueno ni malo, es una consecuencia. La energía que se produce al actuar de cierta manera, atrae una serie de circunstancias inevitables. Eso es el karma. Y como "buenos occidentales" sonreimos antes cualquier tipo de tradición ancestral tachándola cuanto menos de "chorrada". Somos así, que le vamos a hacer. Aquello que no comprendemos, lo despreciamos de entrada. 

Mi experiencia es otra. He vivido el karma en mis carnes (bonito juego de palabras) y doy fe empírica de su existencia. No comprendía muy bien su funcionamiento hasta que llegué a la conclusión de que existen 4 reglas básicas que nos ayudan a comprender a este invisible desconocido. 

1. Funciona como un boomerang 

Aquello que envías, recibes. Tal vez no será hoy. Puede que mañana tampoco. Pero ten por seguro que el karma tiene una memoria finísima y antes o después recibirás el paquete que mandaste. 

2. Tus decisiones forman tu karma 

Eres tu a través de tus decisiones quien da forma a tu karma particular. Él, por si mismo, es neutro. Ni bueno ni malo. Serás tu quien decida aquello que te devolverá. 

3. No es The Punisher (El castigador)

A veces creemos que el karma es como el superhéroe de Marvel, un lacónico individuo cargado de armas que terminará por encontrarnos y ajusticiarnos. Pues va a ser que no. Yo lo asemejo más al padre que avisa a su hijo que si sigue haciendo el cafre, se terminará por hacer daño.... Hasta que se lo hace. No castiga. Simplemente te muestra las consecuencias directas de tus actos, tanto para bien como para mal. 

4. Actos, palabras y pensamientos son desencadenantes

Creo que no somos verdaderamente conscientes del poder que palabras y pensamientos tienen en nuestra vida. Muchas veces preceden a nuestros actos y otras desencadenan verdaderas tempestades. No son excluyentes, tener eso muy claro. Una palabra dicha en un determinado momento puede hacer el mismo daño que un puñetazo en la cara, o incluso más. Y tu forma de pensar condiciona tu comportamiento diario. Y eso, creará tu karma. 

Como veis, es tan simple como complejo. Entenderlo es sencillo. Pero asumir que somos responsables de nuestro karma ya no lo es tanto. Es preferible echar balones fuera y culpar a Justin Bieber o a quien sea de nuestras desgracias o fortuna. Si os sirve de algo, saber de su existencia me está ayudando a moldear mi vida como siempre quise que fuera. Y no por miedo. Por posibilidades. 

¿Cual es tu karma? 


A mi me parece que responsabilidad es nuestra
.siempre ..Se "hicimos" muestro karma podemos tambien arregalo.Gracias por compartir

0

#1 Gracias @Maria Paz Hueso Luque ! Pues tienes razon. Antes no prestaba mucha atención a absolutamente nada de lo que he escrito. Pero la vida, que es tan buena maestra y tan graciosilla la jodia, me hizo darme cuenta de lo equivocado que estaba. Y mira, hablando del karma me tienes.. .

+1 +1
María Paz Hueso Luque 1/10/2016 · #1

Buen post, Oscar! Una de las 7 reglas básicas del buen karma es: "Mas vale usar pantuflas que alfombrar el mundo".. Debemos cuidar lo que hacemos, ser prudentes,; usar nuestro potencial emocional para conseguir nuestra paz interior.

+2 +2