Oscar Montejo Rodriguez en Motivación, beBee en Español, Coaching Mozo de almacén 13/10/2016 · 1 min de lectura · +300

MÍRATE AL ESPEJO

MÍRATE AL ESPEJO

"Reflejas" nació inicialmente como un lugar de autoanálisis personal. Necesitaba ordenar de algún modo toda la marabunta de ideas que cada día asolaban mi cabeza y pensé que era una estupenda manera de hacerlo. Poco a poco, esta idea inicial se fue transformando ya que me di cuenta que había mucha gente que se identificaba plenamente con mi visión del mundo y que, en cierto modo, la ayudaba en momentos puntuales ver que alguien más estaba pasando o había pasado por lo mismo.

Y es que, amig@s, somos un espejo unos de otros. Dentro de la invidualidad trasciende una universalidad absoluta dentro de las emociones humanas. Mis mierdas son sospechosamente parecidas a las tuyas, y viceversa. Solo hay matices diferenciadores. Matices que provienen de nuestras experiencias, entorno y cultura. Pero lo demás, es lo mismo.

Hemos amado, perdido, llorado, reído. Nos hemos emocionado y hemos odiado. Hemos tirado la toalla y la hemos recogido del suelo. Hemos sentido la soledad y hemos tenido sueños "imposibles". Hemos creado y destruido. ¿Que nos hace tan iguales?. No es tu parte racional. Tal vez ahí residan la mayor parte de nuestras diferencias. Es tu parte emocional. Esa a la que no prestas atención. Esa que no comprendes bien y que te sorprende de vez en cuando con salidas de tono inesperadas.

Tal vez el error sea vernos como individuos y no como parte de algo mucho más grande. Cuando concibes esta diferencia, ves espejos en todo aquel que te rodea. No es muy distinto a ti. Observalo bien. No hablo de su estatus social o posición económica. Hablo de quien es realmente. Porque ese al que observas sueña como tu, ama como tu, ríe como tu. Y de sus reacciones y experiencias puedes salir beneficiado. Puedes aprender formas de afrontar la vida que eras incapaz de ver antes.

No es distinto a ti. Forma parte de algo más grande, igual que tu. Prescinde de juicios de valor y trata de verlo como lo que es: otro aprendiz de vida. Con sus errores y aciertos. Con su enfoque particular que probablemente sea opuesto al tuyo. Pero ten en cuenta que está aprendiendo. Ha tenido que utilizar medios distintos a los tuyos porque su experiencia ha sido otra, pero tiene que aprender, como tu lo haces. Y será al final del juego donde cada uno deberemos recapitular lo aprendido. Algunos suspenderán y otros no, pero lo verdaderamente importante es que esa parte minúscula que formas de un todo más grande no es más que un espejo donde todo se refleja.

Reflejas quién eres, amig@....