Oscar Montejo Rodriguez en Descubriendo quién eres, Coaching, Educación y Formación Mozo de almacén 21/11/2016 · 2 min de lectura · +700

TU TAMBIÉN TE EQUIVOCAS

TU TAMBIÉN TE EQUIVOCAS

Acabo de tener una mini-bronca con mi hijo. No es muy frecuente que esto pase ya que tengo la suerte de tener buen feeling con él. No es un santo, ni mucho menos, es un niño. Y como tal, las lía pardas de vez en cuando pero sí es cierto que es bastante maduro para su edad. Suele interiorizar bastante bien aquello que le digo y más que aleccionarle, charlamos. De éstas charlas saca muchas cosas que veo como aplica en su vida diaria. Pero hay un aspecto que se está convirtiendo en una auténtica lucha y me he dado cuenta que no sólo es frecuente en los niños sino también en muchos adultos: reconocer sus errores. 

Cuando hablo de errores es porque todos nos equivocamos. Forma parte de ser humano. Pero asumir esto ya no es tan sencillo. Si te pregunto cuales son tus virtudes, seguramente no te costará demasiado decirme una buena lista de ellas. Pero si ya hablamos de tus defectos, la cosa cambia. Podemos decir un par de ellos y así quedar bien, pero la mayor parte de nosotros los decimos con la boquita bien pequeña.

Un defecto no es más que otra parte de quien eres. Existen para trascenderlos. Con esto quiero decir que sabiendo a ciencia cierta en qué fallas, puedes poner remedio. Porque fallas. No hay nadie absolutamente perfecto. De ser así, no podrías mejorar y se perdería la gracia de estar vivo.

Pero nos resulta más sencillo echar balones fuera y culpabilizar a todo quiski antes de reconocer un error. Muchos piensan que decir que te has equivocado implica que eres débil y esa debilidad otros la pueden aprovechar en su beneficio. Para otros, asumir ésto mina su autoestima y lo llevan al extremo creyéndose que cuando fallan en algo es porque no son capaces de hacer nada bien.

Puedes ser maravillosamente bueno en algo, y equivocarte. No te hace ser peor el fallar de vez en cuando. Es más, si eres capaz de aceptar ese fallo y aprender de él, mejorarás aún más. Cualquier deportista de élite se identificará con o que digo, ya que a lo largo de su carrera los errores han sido los que les han hecho ser quienes son. Los han superado. Han aprendido de ellos para no repetirlos la próxima vez y esta actitud va eliminando muchos de sus límites.

La capacidad de autosuperación es uno de los aspectos que mejor definen al ser humano. Históricamente, hemos ido eliminando límite tras límite permitiendo que el hombre se haya desarrollado a niveles desconocidos. Pero para llegar a este punto, hemos tenido que equivocarnos millones de veces y aún seguimos haciéndolo.
Este concepto tan global es aplicable de igual modo a una escala más pequeña.

Cuando discutes con tu padre, madre, amigo o pareja por un supuesto error tuyo, trata de evitar ponerte a la defensiva. No te lo tomes como un ataque a tu ego, sino como un aspecto tuyo al que debes prestar atención. Por supuesto que si quieres, podrás dar la vuelta a tu error y transformarlo en un error de otro. No es difícil hacer eso. Pero perderás la oportunidad de aprovechar esa información en tu beneficio. No aprenderás absolutamente nada y, para colmo, vivir en tu propio engaño, te hará ver una realidad distorsionada que a la larga regresará causándo más y más problemas.

Trato que mi hijo vea sus virtudes. Son muchas y eso me encanta. Pero de igual modo quiero que vea sus defectos y equivocaciones. Porque si no es capaz de verlas, no podrá aprender de ellas y mejorar. Y si no mejoras, te estancas. Y si te estancas, te limitas. Y no quiero que él mismo se auto imponga límites absurdos que podría no tener si fuera sincero consigo mismo.

Porque eres un ser maravilloso, lleno de posibilidades y con tantas virtudes que puedes lograr todo lo que desees pero recuerda que tu también te equivocas. 


Pedro Gómez 22/11/2016 · #11

#7 estoy contigo...dame alguien que tire p´alante aunque se haya equivocado...y volvemos al recurrente "actitud" ante todo....pero es asi...aunque te equivoques, tu actitud debe ser aprender y tirar p´alante...!!! saludos amigo ..

+3 +3
Oscar Montejo Rodriguez 22/11/2016 · #10

#5 Muchísimas gracias @Rita Tonelli. Veo como una certeza el hecho de que nos vamos a equivocar y lejos de intimidarme, me estimula. Hay una frase clásica que me aplico día tras día, "Solo sé que no sé nada". Feliz día!!!

+2 +2
Oscar Montejo Rodriguez 22/11/2016 · #9

#4 Gracias @Luis Martínez Moreno . Como bien dices, es IMPRESCINDIBLE. Por cierto, una palabra que me encanta .......jejejejejej

+1 +1
Oscar Montejo Rodriguez 22/11/2016 · #8

#3 Gracias @Oscar Gomez Amento ! La sabiduría de las madres....ayyyyy.... Es que el sentido de la vida lo que dices. En base a la práctica crecemos y logramos nuestros objetivos. Te contaré algo. La madre naturaleza me dotó de la capacidad de cantar más o menos bien. Fui practicando y empezaban a llegarme elógios. y un buen día decidí que ya sabía lo que tenía que saber y dejé de trabajar la voz. ¿Resultado?Todos mis limites llegaron de golpe y fui incapaz de superarlos porque estaba convencido que ya era lo bastante bueno y encima seguía sin ver todo aquello que me decían los demás. ¿Que aprendí? Que un don solo es una semilla y que debes trabajar hasta que veas cual es tu limite temporal y superarlo una y otra vez. Eso intento que mi niño vea. Veremos dentro de unos años el resultado...jejejejej.. Muchas gracias!!!

0
Oscar Montejo Rodriguez 22/11/2016 · #7

#2 Gracias @Pedro Gómez ! Errar es humano ... es cierto. Pero a veces parece que equivocarte es sinónimo de ser débil y poco fiable. En mi caso, dame una persona que se equivoca y sigue tirando pa alante habiendo aprendido la lección, que un ser perfecto y modélico que dogmatiza sin haber pasado por el fango en algún momento. Un saludo, amigo!!!!

+1 +1
Oscar Montejo Rodriguez 22/11/2016 · #6

#1 Muchas gracias @carles gil teixell. La verdad es que es una dinámica demasiado habitual . Es fantástico valorar las capacidades de los demás, pero sin obviar sus errores aunque no de un modo acusatorio o de recriminación, que creo que es la manera habitual de afrontar este tema. Cuando una persona asume sus errores, no sólo se dignifica sino que desde mi punto de vista se hace mucho más sabia y creo que a todos nos encanta rodearnos de esta clase de personas, verdad? En mi caso, mi lucha con mi nene es una elección personal que creo que a la larga le vendrá bien. Y tengo la suerte que el jodío asimila lo que le digo aunque he de reconocer que le cuesta pero si ya le cuesta a nuestros dirigentes, como no voy a tener paciencia? Gracias amigo!!!

+2 +2
Rita Tonelli 21/11/2016 · #5

Descubrir la posibilidad de equivocarnos, aceptarla y transformarla en espacios de aprendizaje contribuye a nuestro crecimiento y transformación personal. Celebro tu artículo @Oscar Montejo Rodriguez

+3 +3
Luis Martínez Moreno 21/11/2016 · #4

muy bueno @Oscar Montejo Rodriguez es imprescindible reconocer nuestros errores

+2 +2