Oscar Montejo Rodriguez en Motivación, Coaching Mozo de almacén 23/9/2016 · 1 min de lectura · +300

UN GRITO DE LIBERTAD

UN GRITO DE LIBERTAD

"Se libre y serás feliz. Se feliz y no tendrás fronteras. Sin fronteras nadie te detendrá. Si te detienes piensa si vale la pena abandonar todo aquello por lo que has luchado."

Frase sugerida por Mayte Corman.

Libertad. Es una palabra grandiosa. A lo largo de la historia se ha convertido en un grito en contra de múltiples situaciones de opresión tanto política como social. Y ésta corta palabra ha sido capaz de transformar conciencias, de derrocar gobiernos, de sublevar pueblos enteros ante situaciones tiránicas. Siempre fue entendida como un concepto global. Pero la globalidad ha de venir precedida antes por la individualidad. Ha de removerse algo en las tripas de un sólo individuo primero.

Os quiero hablar de un tipo de libertad individual que pasa casi desapercibida. No somos conscientes de su existencia hasta que se produce un cataclismo personal. Y es nuestra capacidad de tomar decisiones. Parece una gilipollez, ¿verdad?. ¿Decisiones?. Seguro que estás plenamente convencido que tomas, tomaste y tomarás todas las decisiones que afectan a tu vida con total libertad. ¿A que si?.  Veamos.....

No me centraré en tu infancia o adolescencia porque imagino que verás claramente como tu apenas has tenido capacidad de decisión. Tus padres, familia o incluso amigos ( porque te quieren con locura) han condicionado tus decisiones. Ahí la edad pesa. No hay mucho que decir. Salvo que sin que te dieras cuenta, se sembró el gérmen de tus futuras decisiones.

Si te pones a pensar, muchas de tus decisiones a lo largo de tu vida han sido decisiones que otros, de forma muy sutil, metieron en tu cabecita. Carreras universitarias, consejos sobre trabajos, incluso de parejas que has tenido,... Tomaste decisiones en base a opiniones "más cualificadas" de otros.

Os diré que significa para mi el concepto de SER LIBRE. Para mi, libertad es poder equivocarme. Poder elegir situaciones de las que aprender, para bien o para mal. Ser libre es decir NO a quién más amas cuando su solución a tu problema no es tu solución, es su solución. Y seguir amandol@ aún más si cabe.

Ser libre es actuar acorde con aquello que siento y pienso, sin coartar la libertad de otros. Ser libre es decidir sobre cada uno de los aspectos de mi vida convencido de estar haciendo lo correcto. Y sino es correcto, tener la libertad de rectificar. Pero porque necesito hacerlo yo, no porque otros necesitan que lo haga.

Y cuando sientes esa libertad en plenitud, expórtala. Porque es maravillosamente contagiosa. Esos grandes personajes que te vienen a la mente cuando hablas de libertad, así lo hicieron. De dentro hacia afuera. Y la plenitud que sientes es tan, tan grande, que te lleva a lafelicidad. Una felicidad ilimitada y sin barreras.

Cuando este sentimiento coge carrerilla, es imparable y muy contagioso. Crea milagros. Pueden querer pararlo pero es tan potente, que irremisiblemente logrará su objetivo final.

¿Libertad?. Claro. Siempre. Pero búscala primero en ti. El resto.... llegará por si solo.