Pablo Adán Autor El Reto, estrategia personal en Marca Personal y Personal Branding, Tu Marca Personal, Marketing y Comunicación Formador en escuelas de negocio, Marketing y Marca Personal • EQUIPO B12 10/1/2018 · 3 min de lectura · +400

Marca Personal Canalla- 7 hábitos para descubrirla

Marca Personal Canalla- 7 hábitos para descubrirlaSi te da por indagar sobre el significado de canalla leerás cosas verdaderamente horrorosas del adjetivo: infame, malvado, mezquino, ruin, malvado o despreciable.

Sin embargo la imagen que tenemos de un canalla posee algo de romanticismo. Ante todo es una persona falta de ética, porque posiblemente la ética un día le hizo perder o ser vencido.

Me quedo con la parte canalla del superviviente, del que se comporta como puede para no perder ciertos privilegios, y mantener cubiertas ciertas necesidades. Para sobrevivir todo vale, piensan algunos. Esos son los canallas que nos rodean.

Habitan entre nosotros, quizás tengas una cerca, muy cerca de ti. Quizás hasta confíes en alguno de ellos, y no se te ocurre pensar que lo sea. Tal vez hasta te tenga aprecio y sepa diferenciar a quién engaña y a quién no, de quién se aprovecha y a quién respeta.

¿Tiene principios el canalla? Tiene su propio código de honor, alejado de lo socialmente aceptado. Un código propio, egoísta, privado y confidencial.

A través de estos 7 hábitos, vamos a intentar adivinar cómo reconocer a un canalla para evitar sufrirlo, pero también para intentar comprenderlo.

Y ya de paso autoanalízate también, porque igual te ves reflejado en algún comportamiento y admitas que tienes un punto canalla.

1. Seduce y conquista.

Es un seductor nato. Allá donde va el canalla genera admiración, con esa aureola de persona interesante e irreverente, algo impredecible y con aire malvado.

Conquista porque es un conquistador, pero no respetará las reglas básicas de las relaciones, porque no las tiene. Y cuando gana no mantiene compasión sobre el vencido; es un testigo de su comportamiento canalla.

Está falto de ética, porque posiblemente la ética un día le hizo perder algo o a alguien. Es difícilmente recuperable, está dolido y viciado en una actitud que le resulta cómoda e incluso placentera.

Pero él es así, con los demás quienes le admiran y se dejan seducir por él. La vida le ha hecho adoptar esa actitud porque es su forma de ser aceptado y respetado.

2. Manipula y engaña.

Sonríe falsamente. Ha aprendido rápido a manejar el lenguaje para hacer la envolvente, llevándolo todo a su terreno, a su razón. Lleva el engaño en su ADN, lo entiende como algo natural, como algo instintivo.

No es lo que parece, y él es consciente de ello todo el tiempo. Juega con su personalidad oculta, y disfruta con ello a cada minuto.

Es un auténtico maltratador de emociones. Utiliza a las personas para sus fines, las entiende como objetos de usar y tirar. Aunque puedes durar bastante tiempo entre sus brazos y alabanzas, la relación con un canalla comienza con una cuenta atrás.

Manipular es su mejor arma para sobrevivir. Ha sido un incomprendido y muchas veces engañado, que no encuentra otra forma de relacionarse con los demás.

3. Envidia y desea lo ajeno.

La envidia es algo natural en las personas. Es uno de los pecados capitales, y en el canalla provoca un sentimiento que genera el deseo de tener o hacer lo que tienen o hacen los demás.

Se pone de los nervios cuando ve otros likes en Instagram, le sobrepasa ver que otros tienen más seguidores en Twitter que él. Entra en sus listas y se los agrega. Quiere los followers de los demás, y desea que los pierdas.

Le da vueltas a la cabeza sin parar preguntándose porqué otros han triunfado y él no, sin darse cuenta que la respuesta está en su propia naturaleza. Y en sus círculos critica y cuestiona a todos los que saben más que él.

Pero a veces puede tener razón, y esa injusticia que percibe necesita de él una respuesta efectiva. Se siente en cierto modo como un justiciero.

4. Es egoísta y vanidoso.

El canalla es egoísta porque sobrevalora lo poco que tiene. Bien porque le ha costado mucho conseguirlo, bien porque es lo único propio.

No comparte, porque piensa que compartir es un acto de perdedores, un sinsentido de los fuertes a los débiles. Una pérdida de tiempo y de valor.

Es vanidoso porque se siente fuerte, admirado, útil, mejor que los demás, y sobre todo porque en realidad piensa que nadie sabe que detrás de esa persona hay un auténtico canalla.

Pero eso no es necesariamente malo. Si el se siente así, ¿Quiénes somos nosotros para hacerle ver que está equivocado?

5. Incoherente por definición

El canalla es incoherente por propia definición. La coherencia no forma parte de sus valores, -que algunos tiene- porque tampoco le hace falta.

Dirá lo que piensa en cada momento, que será diferente lo de hoy a lo de mañana. También dirá lo que no piensa, sólo por agradar y trabajar su poder seductor. Para engañar, ganar el afecto de alguna persona o algún grupo de personas.

Su huella envenenada tarda tiempo en ser descubierta, y para entonces suele ser ya tarde; el daño está hecho y puede ser irreparable.

No creas que en el pequeño corazoncito del canalla no hay un mínimo espacio para ser consciente de esto.

6. Imita, copia y es ladrón de ideas

Para qué pensar, medita el canalla, si con un poco de conocimiento sobre comunicación en internet puedes hundir a expertos y a gente que admiras.

Para qué perder tiempo creando ideas, si puedes apropiarte de ellas en cualquier sitio de internet o de cualquier persona.

El canalla conoce el juego, puede convertirse en experto de ti mismo en una semana, y vender más que tú, y tener más relevancia que tú. El largo plazo lo pondrá en su sitio, pero en el corto hace daño.

No lo juzgues duramente. Las redes sociales están llenas de estos canallas. Tal vez en algún momento te hayas comportado como uno de ellos. ¿Seguro que no?

7. Es avaricioso, un depredador caníbal

El canalla es avaricioso, porque nunca tiene bastante. Porque siempre hay algo que tiene los demás que él quiere poseer.

Es por eso un depredador insaciable, adicto a los demás, incapaz de mantener relaciones naturales, sensibles, humanas.

Caníbal porque se alimenta de las demás personas, a quienes mantiene a fuego lento hasta que les roba el cuerpo y el alma.

Pobre canalla, víctima de una sociedad donde nada es suficiente, y todo significa infinito.

Desconfía, no te fíes de nadie. La mayoría de canallas que te rodean están esperando a ver qué puede sacar de ti.

Te dejarán por el camino cuando ya no les seas útil. A veces comportamos como tales, aunque no lo admitamos.

Y en todo caso, qué mas da. Si no les gusta, que les den. A ellos les encanta ser así.

Publicado en: www.pabloadan.es/blog 



Cèlia Hil 11/1/2018 · #1

Gracias @Pablo Adán Micó ;-) Voy a leerlo!!!

0