Pablo Emilio en Emprendedores y Empresarios, Ingenieros y Técnicos, Design Industial Jefe de Diseño 21/9/2016 · 1 min de lectura · 1,3K

Pasos de un proyecto real

Pasos de un proyecto real

En el abril de 1997 tres empresarios de rubros disímiles se asociaron con la idea de fabricar una bordeadora para césped y me convocaron para realizar el diseño. Yo aún no estaba recibido, aunque solo me restaba rendir un par de finales. Luego de una etapa de relevamiento, programa, análisis de viabilidad del proyecto, anteproyecto y presentación de alternativas optamos por una que satisfacía a todos. Hice la maqueta, renders y fotos. Diseñé el iso-logotipo y hasta creé la marca. Fue muy emocionante ver las primeras carcasas salir de una de las inyectoras, ver aplaudir el molde y expulsar las piezas que, aunque requerían ciertos retoques, constituían uno de mis sueños hechos realidad. Diseñé la gráfica de producto, manual de instrucciones, accesorios, blisters de repuestos, definí los colores, materiales, probamos, volvimos a probar. A fines de ese mismo año ya estaba lista la FAUX T400 para salir al mercado. Poco tiempo después paso a llamarse F400, diseñé la S300, S500. En el año 2000 se vendieron 57.000 unidades. Las bordeadoras que yo había diseñado inundaron el mercado y no me cansaba de verlas en diferentes rincones del país. Me gustaba recorrer los puntos de venta anónimamente y escuchar los comentarios de los futuros clientes/ usuarios. Los vaivenes del 2001 hicieron que los socios se separen en dos empresas, pero continúen con el producto hasta hoy. En el año 2004 rediseñé la F400 convirtiéndola en F600. Contó con innovaciones tales como el cabezal giratorio y el limitador de corte. La bordeadora que diseñé en 1997, en sus diferentes versiones, lleva vendida hasta hoy 860.000 unidades.


D.I. Pablo Sebastián Emilio

_r�1�]C�