Pablo Emilio en Emprendedores y Empresarios, Ingenieros y Técnicos, Diseño industrial Jefe de Diseño 23/9/2016 · 1 min de lectura · 1,2K

Trabajar en equipo y a contrareloj


Trabajar en equipo y a contrareloj

En el año 2008 yo era el Jefe de Diseño de la empresa Extrusistem. En esa oportunidad recibí una orden de trabajo para diseñar y fabricar una línea de extrusión para film de PEMD para una importante empresa fabricante de membranas aislantes. Se trataba de un proyecto ambicioso. La empresa había fabricado maquinas similares hacía muchos años, pero resultaban obsoletas de acuerdo a los requerimientos del producto. Así fue que armamos un equipo de trabajo con los jefes de cada sector para delinear los pasos a seguir. Una línea para film cuenta con una extrusora (en este caso Ø75:30), un cabezal giratorio, un aro de enfriamiento doble labio, un guía globo, una pantalla, un tiro superior, muchos rodillos de pase y por último un bobinador doble back to back con refilador. La línea tuvo una altura de 7 metros, un ancho de 4 y casi 11 de longitud. Resultaba fundamental realizar un análisis minucioso acerca de que materiales pedir, (incluso antes de tener totalmente definido el diseño de las piezas) en qué momento, como diagramar los procesos a seguir tanto en planta como de terceros. Yo dirigía un equipo de trabajo de cuatro personas en el área de diseño y 20 operarios para producir. La idea era ir de abajo hacia arriba. Diseñé la extrusora y rediseñé el aro de enfriamiento. Ya contábamos con un diseño de cabezal giratorio, así que entregué rápidamente las carpetas para que el encargado de compras y PCP apurara el trámite. La última parte del día la destinaba a diseñar junto a un ingeniero electromecánico el bobinador doble. La rueda no paraba de girar. 20 operarios mas terceros estaban en marcha. Era preciso alimentarlos constantemente de materiales y planos para trabajar. Todo debía estar coordinado. Entrega de aceros, chapas oxicortadas, modelos para fundición de aluminio, la fundición en sí, resistencias, bulonería, planos de conjunto claros, línea de procesos optimizada, etc…En una segunda etapa diseñe la estructura de la torre, la pantalla, el guía globo y el tiro superior. Parte del diseño lo delegué a mi equipo, sobre todo las piezas simples y con las que ya estaban familiarizados) Opté por no hacer yo los planos y delegárselos a un proyectista de mi equipo que trabajó muy concienzudamente. No estar tan encima del detalle me permitía dirigir el proyecto con mayor claridad. Antes de imprimir cada plano yo cotejaba las dimensiones, tolerancias y ajuste con el resto de las piezas, pero me evitaba el grueso de tener que hacer rótulos y demás cuestiones simples y reiterativas. La torre iba creciendo de a poco y las máquinas comenzaban a tomar forma. Luego de una gran experiencia de equipo, agotadora pero muy intensa y enriquecedora, llegó la etapa de montaje final y pruebas. Me encontré a seis metros de altura ajustando bulones, calibrando neumática, e impartiendo directivas por doquier. Probamos, volvimos a probar, ajustamos y la línea quedó lista para entregar. La máquina funciona en optimas condiciones desde fines del 2008 y recién este año (2016) se le hizo un pequeño mantenimiento.
       

    D.I. Pablo Sebastián Emilio