Pablo Herreros en Gestión del Conocimiento Empresarial, Directors and Executives, Directivos y Ejecutivos blog "Yo, mono" en elmundo.es • El Mundo 18/11/2016 · 3 min de lectura · 3,0K

Desactivando el radar de carencias en el trabajo


Desactivando el radar de carencias en el trabajo

Jóvenes sin formación, directivos sin habilidades sociales y trabajadores sin cualificación. Hasta los exámenes que realizábamos en la escuela se puntuaban teniendo en cuenta los fallos y no los aciertos. ¡Qué gran favor nos hubieran hecho recordando lo que estaba bien para poder así repetirlo más veces! Las ciencias, la historia, la formación y cómo no, las empresas también. Todo está planteado desde la mirada del déficit, la cual destaca lo que se hace mal o lo que no existe. Interpretar desde la carencia ha colonizado nuestras vidas desde hace millones de años. Nuestra especie es buena señalando aquello que no tiene, pero le cuesta imaginarse de lo que es capaz a no ser que haya ocurrido antes.

.Esta mirada obsesionada con lo que no funciona domina el mundo laboral y anula el deseo de cambio de los trabajadores de todo tipo. Solo en contados casos, los directivos y consultores externos,se dedican a potenciar aquello que funciona bien y es útil para los individuos y el grupo, como por ejemplo hábitos beneficiosos o fortalezas. Nos suelen llamar la atención cada vez que metemos la pata, pero rara vez se recompensa el trabajo bien hecho o la creatividad. Simplemente se da por sentado que así debe ser.

Lo que ocurre es que las personas juzgamos y actuamos usando el «radar de carencias», lo que obstaculiza el cambio. En otras palabras, nos fijamos de manera sistemática en lo que no tenemos o se hace mal, ya sea de nosotros mismos o de nuestro alrededor. Ello implica a personas, eventos, objetos y otro tipo de elementos. Este modelo mental incide en la percepción que tenemos de nosotros mismos y en la interpretación del comportamiento de quien nos rodea, lo que dificulta establecer vínculos de calidad en el trabajo porque nos juzgamos por lo peor que hacemos.

Paul Rozin y Edward B. Royman, de la Universidad de Pensilvania, creen que tanto los animales como los humanos estamos condicionados por predisposiciones innatas que nos empujan a interpretar el mundo centrándonos en lo negativo. El psicólogo Guido Peeters lo denominó «la asimetría entre lo positivo y lo negativo». Peeters cree que el porqué evolutivo de este sesgo subyace en que durante nuestra evolución fue más adaptativo fijarse en lo negativo y estar siempre alerta a lo que no iba bien: hace miles o millones de años, los que estaban concentrados en lo que iba mal sobrevivían más. El «radar de carencias» se desarrolló en aquella época y se centra en lo negativo o en lo que no poseemos, pero los escenarios han cambiado y ya no vivimos rodeados de peligros y enemigos.

¿Por qué no verlo desde el lado contrario? Si en vez de señalar con el dedo de lo que no somos capaces, reforzáramos las estrategias para afrontar las dificultades con las que todo ser humano cuenta, nos invadirá la sensación de que podemos controlar el problema. De esta manera, aumentaría la responsabilidad de las personas en los procesos de desarrollo y cambio. Partir desde la postura que nos subraya nuestras carencias no es un buen comienzo porque no motiva. Uno se siente destinado a sufrir o aceptar que es una víctima de un mal superior. Es por esta razón que en muchas ocasiones, al intentar solucionar un problema, los profesionales de la empresa generamos más.

Por el contrario, una buena manera de comenzar cualquier proyecto o reunión es recordar momentos de éxito. Por mi experiencia personal, cuando realizo este ejercicio en las empresas las personas se sienten motivadas para mejorar porque a diferencia de otros modelos, estas sesiones comienzan por dar sentido a por qué estamos en esa organización recordando momentos en los que nos sentíamos vivos e implicados.

El radar de carencias consiste en un mecanismo evolutivo que fue muy útil en el pasado, cuando los peligros eran abundantes y el más mínimo fallo podía acabar con tu vida. Pero ya no lo es, en la actualidad. A un grupo de privilegiados de este mundo nos ha tocado vivir en un entorno tan seguro que es más efectivo abordar los cambios con esquemas positivos que rastreen las capacidades y no las carencias. La propuesta es fijarse más tiempo en lo que va bien y funciona. Cuando a una persona le recuerdas aquello que hace bien y dotas de sentido y significado sus acciones, aplicándolo tanto a sus actos pasados como presentes, su autoestima crece porque se siente alguien inteligente y no un tonto que no sabe lo que hace. Aprobar o legitimar a los que nos rodean es fundamental en los procesos de desarrollo personal.

Otra buena técnica que ayuda a percibir el mundo como un lugar amable es fijar la atención en aquello de lo que deseamos más en nuestras vidas y no maltratarnos con el pensamiento dándole vueltas a lo que no tenemos o no sabemos hacer. Por eso siempre animo a validar el comportamiento de los demás y el de uno mismo. Aprender a indagar de qué somos capaces, y no centrarse en lo que otros dicen que somos. Esta es una buena estrategia para no sentirse destinado al sufrimiento. Si rastreamos las capacidades y los recursos de las personas, podremos pasar de las empresas y directivos SIN, a las sociedades y trabajadores CON. Porque los seres humanos no somos cúmulos de problemas a resolver, sino más bien todo lo contrario: maravillosos ejemplos de éxito.


Pablo Herreros 23/11/2016 · #19

#2 Buen Enfoque Julio. Sigue así...

0
Pablo Herreros 23/11/2016 · #17

#4 Sí, hay sociedades que no insisten tanto en el error, cierto

0
Pablo Herreros 23/11/2016 · #16

#5 Gracias, así es. La mirada apreciativa hace renacer los recursos de las personas. La mirada del déficit cierra ventanas.

0
Pablo Herreros 23/11/2016 · #15

#10 El radar de carencias, sí...qué difícil desinstalarlo

0
Pablo Herreros 23/11/2016 · #14

#11 La cultura es fundamental. Para los científicos, "la cultura es todo aquello que aprendemos de otros". Gracias y soy Pablo, no Pedro ;)

0
Pablo Herreros 23/11/2016 · #13

Gracias Vega. Siempre se quedan variables que en un artículo no puedo incluir pero se intenta dar una visión general. #12

+1 +1
Vega Gómez Hernández 21/11/2016 · #12

Aguda síntesis de la motivación, @Pablo Herreros. Gracias :)

+1 +1
pepe peppep 21/11/2016 · #11

#4 Estoy contigo Pedro.
Todavía estamos pendientes de evolucionar mas como personas, para cambiar el modelo
Si podemos, claro.
Me gustaría añadir que tenemos que cuidar mucho las formas de sucesión cultural, no llevar a error a las futuras generaciones, ya que como sabemos todos, existen ciertas tendencias a consentir e incluso apoyar posiciones equivocadas con el objetivo de ser competitivo.
Es importante que el modelo de enseñanza evolucione hacia la autoestima, sin olvidar que los demás también deben estimarnos.

+3 +3