Paola IP en Escritores, Libros, Diseño Editorial Project Manager • www.art-translationservice.com 7/11/2016 · 2 min de lectura · +200

Albacete - Granada ¿agonía? ¿o persiguiendo un amor?

Si no fuera porque me he aficionado a la lectura, estos viajes en tren se me harían interminables. Dos meses haciendo el mismo recorrido... Albacete - Granada, 7 horas ida y 7 horas vuelta... tanto esfuerzo para pasar un fin de semana cada 15 días, es el precio que tengo que pagar por ocurrirse me la idea de salir con Michel, natural de Ceuta. 


Mitad de camino entre Albacete y Ceuta (Granada) según él, y así acordamos, aunque para ser exactos, la mitad de camino es Madrid, tardaría 2 horas y media en llegar en tren, y el 30 min en helicóptero hasta Málaga y allí un avión directo a Madrid de 1 hora y media, nos ahorraríamos 10 horas de viaje para estar juntos, pero la lógica aplastante no funciona con este hombre, así así que viajo durante  7 horas + parada obligatoria en Linares de 1 hora para que le de tiempo a cruzar la vía al pastor con sus 415 ovejas (ya las tengo contadas), con la delicadeza del maquinista de apagar luces y calefacción en mitad de la Sierra, en pleno mes de febrero. 


Albacete - Granada ¿agonía? ¿o persiguiendo un amor?


Es cuando, en ese instante te das cuenta, de que el ruido del traqueteo oscilante por las vías más primitivas de España, ni el desenlace dramático de tu novela de bolsillo, del cual gozabas tranquilamente en tu asiento sin molestar a nadie, y ajena a toda vida propia que respira en el vagón, se ven totalmente desconcentrados por el ruidillo de decenas de papel albal desplegándose sobre los bocadillos de patatas, chorizos y patatas fritas que las mujeres setentonas prepararon a primera hora de la mañana en Barcelona, Tarragona o mucho más cercano, en Valencia.  Andaluces y andaluzas que cada fin de semana regresan a sus orígenes para ver a sus hijos y nietos; en ese momento en que estamos aislados del mundo, en plena sierra, eres consciente por primera vez en 4 horas, que has estado pendiente de las batallitas de cuando Pepe se enamoró de la Juani, pasando por todos los embarazos de Ernesta contados con pelos y señales, 

Hasta que nació Angelito, el sexto, "ahí ya paramos, la televisión en color es lo que tiene que engancha mucho por las noches"