Paola IP en Oficios y profesiones, Escritores, Español staff recruiter • P&D Internacional 5/12/2017 · 2 min de lectura · 1,6K

Pedir y no pagar

www.transcriptiontoday.com

Pedir y no pagar

Los que vivimos de las transcripciones y las traducciones y hemos hecho un medio de vida a través de la realización de proyectos a nivel virtual prácticamente sabemos qué nos podemos encontrar en la otra cara del ordenador del cual una empresa nos está demandando un trabajo. 

Siguiendo el dicho "de aquellos barros vienen estos lodos" y "más vale prevenir que curar" estamos ya pasados de vuelta en cuanto a clientes y peticiones de todo tipo.

Nuestro tiempo vale dinero, y lamentablemente muchas personas e incluso compañías piensan que si es posible ratear e incluso liberarse de pagar las traducciones y las transcripciones, tira que te va, y cuando necesiten otra pues ya llamarán a otra persona a ver si tienen la suerte de que les salga "gratis" Digo gratis entre "comillas" porque las noticias vuelan. Lo que no saben estos "personajes" es que las personas que nos dedicamos a transcripciones y traducciones estamos unidos en un círculo muy estrecho. Y al que no le ha pasado una historia con uno... le ha pasado con otro... al final se crean círculos cerrados en el que la información de los "impagados" "ratas" y demás personajes de la farándula, se propaga a un ritmo bestial para alertar al resto de compañeros. Porque aunque no lo parezca, y se imaginen que estamos encerrados en casa herméticamente, la relación es estrecha con el resto de compañeros que se dedican a las transcripciones y traducciones. Te los vas encontrando por el camino, o bien, porque necesitas ayuda para proyectos de gran volumen y los compartes con colegas o porque los conoces en foros especializados de transcripciones y traducciones.

No hay que olvidar que las transcripciones llevan un gran trabajo de tiempo invertido. Para que os hagáis una idea, para transcribir un minuto de audio, se suele necesitar entre 3 a 5 minutos reales, dependiendo de la calidad del sonido. Además de la revisión final para corregir faltas de última hora. Si cobramos a 60€ la hora de audio y tardamos 2 días en terminarla, realmente es un precio que a priori puede parecer elevado, pero realmente está por debajo de los estándares de mercado. Como para que encima venga el "listo" de turno a querer ratear. Sin olvidar, el tener, quizás que rechazar otro encargo por tener la misma fecha límite de entrega, en la que ese cliente sí que pagaría a tiempo.

Aquí se presentan dos dilemas, ¿cómo evitar estas situaciones? Además de tener ya una lista negra de mails y empresas que seguro que no van a pagar. Es cobrar por adelantado. Eso ya es a criterio de cada uno de vosotros. Las transcripciones y las traducciones es una temática en la que el cliente tiene que verificar que está hecha correctamente antes de pagar el trabajo. Pero, existen varias modalidades para cubrirnos las espaldas. La primera de ellas, es pedir un adelanto para ponerse a trabajar. No hay que echarse las manos a la cabeza, la mayoría de los traductores jurados cuando son traducciones de gran volumen piden una provisión de fondos para ponerse manos a la obra y el resto al finalizar el trabajo. ¿Cómo podemos traspasar esto a las transcripciones?

Muy sencillo, si el cliente dice que no paga hasta que verifique el trabajo, podemos enviar parte del trabajo en formato Word protegido con una clave para que pueda hacer ningún tipo de modificación y con marca de agua. Prácticamente el archivo sería inservible para su utilización. Y una vez revisado por él enviar el original. Esa sería una  buena opción para las transcripciones. Igualmente para las traducciones. Si el cliente aún exige el archivo original antes de abonar la factura, no os preocupéis ni agobiéis, ese no pagará. 

Tampoco está demás investigar un poco por internet. Tener en cuenta que no se trata de que puedan pensar que "somos desconfiados" Se trata de proteger nuestro trabajo y salvar nuestro culo. Y si la otra parte es profesional, lo entenderá perfectamente. 


Paola IP 7/12/2017 · #4

#1 Gracias @Jose Vicente Soldevila Puchol por tu comprensión, es agradable ver que alguien te entiende. Saludos.

0
Paola IP 7/12/2017 · #3

#2 Personalmente este tipo de situaciones las he vivido con particulares, es cierto @María Eugenia de la Cruz Palacios que las grandes empresas o universidades te imponen sus criterios, y no tienes más que aceptar sí o sí. Normalmente me han impuesto máximo 30 días, si necesito colaboración con otro traductor, ya le aviso por adelantado, si tuviera que esperar 60 días me muero. Saludos

0

Te entiendo perfectamente. En mi sector también pasa. Lo llaman "colaboraciones" pero siempre es la otra parte la que impone por escrito sus condiciones sin permitir que tú pongas las tuyas, y con multitud de cláusulas preventivas. ¿Acaso no nos necesitamos ambos? ¿Ellos no confían en tí, pero tú si debes ofrecer confianza ciega? Y entregas el trabajo y cobras 60 días después en el mejor de los casos o 60 días después de que ellos revisen (que nunca se sabe cuándo es). Ya no acepto ninguna colaboración sin que los contratos se redacten entre ambas partes por igual. Y sí, también es un sector reducido donde la lista negra es conocida por todos. Finalmente, las mejores colaboraciones salen siempre entre dos compañeros que nos da la locura por iniciar algo juntos. ;-)

+4 +4

Por desgracia hay mucha gente que siempre se quiere aprovechar del buen trabajo de los demás sin valorar el valor de las cosas. Es bueno protegerse para expandirse. Si somos buenos para pedir... seamos buenos para pagar. Abrazos infinitos Paola.

+3 +3